Descubren un verdadero “ejército de troles” que ataca a disidentes de Arabia Saudita por redes sociales

Descubren un verdadero “ejército de troles” que ataca a disidentes de Arabia Saudita por redes sociales

Tenían una “lista negra” e incluso se habla de un ex empleado de Twitter involucrado.

Las redes sociales pueden ser un arma poderosa cuando se trata de posicionar temáticas. Un reportaje del The New York Times retrata cómo se ha orquestado un verdadero “ejército de troles” contra disidentes del sistema político de Arabia Saudita por Twitter.

Según el reportaje, agentes sauditas se han movilizado para acosar a los críticos del sistema político del país. Arabia Saudita es una monarquía absoluta, donde el rey tiene bajo su control el poder legislativo, ejecutivo y judicial. También existe un trato vejatorio hacia las mujeres, homosexuales y organismos internacionales como Amnistía Internacional han denunciado falta de protección en materia de derechos humanos.

¿Qué es lo que sucedió? Según el reporte, desde la administración del país se discute las formas de combatir la disidencia organizando un “ejército de troles” por redes sociales para acosar a quienes emitan opiniones que no les favorezcan.

Recurren a su organizado ejército de "especialistas en redes sociales" a través de chats en aplicaciones como WhatsApp y Telegram, y les envían listas de personas para amenazar, insultar e intimidar.

El tema podría quedarse en una anécdota, pero en el informe también dicen que el gobierno saudí estaba "preparando" a uno de sus empleados, "para espiar las cuentas de los disidentes y otros". ¿Cómo? Los dardos apuntan a Ali Alzabarah, quien trabajó en Twitter a partir de 2013 como ingeniero con acceso a cuentas de usuario; ahora trabajaría para los funcionarios de inteligencia sauditas.

Aunque Alzabarah fue despedido a fines de 2015 y la compañía no encontró pruebas de que durante su paso haya colaborado con la inteligencia saudita, temen de que esté involucrado luego de que se generaran sospechas sobre decenas de cuentas atacadas. Las cuentas pertenecen a académicos, investigadores, periodistas y trabajadores de TOR, que se ocupó ampliamente durante la Primavera Árabe.

Los especialistas encontraron los puestos de trabajo que mencionaban que un empleador buscaba a hombres jóvenes dispuestos a tuitear por unos USD$ 3000. Algunos de los especialistas consideraron que habrían sido atacados como posibles disidentes si hubieran rechazado el puesto.

El “ejército de troles” utilizó chats grupales en aplicaciones de mensajería para distribuir listas de personas para hostigar, temas para monitorear y emitir mensajes a favor del gobierno por redes sociales. El grupo se centró en temas como la guerra en Yemen y los derechos de las mujeres en el país.