Este es el Terópobot: Un robot "chileno" para estudiar el movimiento de los dinosaurios

Este es el Terópobot: Un robot "chileno" para estudiar el movimiento de los dinosaurios

El biólogo Bruno Grossi, académico del Departamento de Ingeniería Mecánica de la U. de Chile, pretende determinar los movimientos con el Terópobot.

El Terópobot es una nueva invención chilena que pretende estudiar el movimiento de los dinosaurios. Su creador es el chileno Bruno Grossi, biólogo, académico del Departamento de Ingeniería Mecánica de la FCFM e investigador del AMTC y FabLab U. de Chile. Este bípedo robotizado- está en exhibición en el IV Festival de Ingeniería y Ciencias de la U. de Chile, que termina este sábado 20 de octubre.

“Mi interés básico tiene que ver con la biomecánica animal, cómo se mueven los animales, cómo saltan, corren, trepan, nadan, vuelan, pero estudiado con herramientas ingenieriles, la física newtoniana, la matemática, con un punto de vista biológico adaptativo. Traté de entender cómo se movía la pata de un tiranosaurio rex, por ejemplo, y para eso utilicé a sus tataranietos, que son las aves, y a una gallina le cambié el centro de masa con una cola artificial, que se la puse durante toda la vida y caminó diferente a las gallinas normales, más similar a lo que pensamos caminan los dinosaurios, es decir, movió mucho más el fémur”, explica el investigador.

Terápobot

La réplica robotizada está hecha para probar si el cabeceo que tienen algunas aves al caminar (como las gallinas y palomas), también pudo ser una característica compartida con sus gigantes ancestros. “Pero nunca hemos concebido -los biomecánicos, paleontólogos o gente que hace películas- que los dinosaurios terópodos, como el velociraptor, hicieran el cabeceo cuando caminaban”, dice Grossi.

Todos estos movimientos con la cabeza tendrían que ver con su marco de visión más limitado y con mantener la estabilidad al caminar.

“Las aves se ayudan tirando la cabeza hacia delante para no tener que hacer tanta energía con las patas para dar el siguiente paso”, manifiesta el científico.

La principal hipótesis es que el cabeceo de los dinosaurios aumentaba su eficiencia locomotora.

“Lo que voy a hacer es medir la potencia de los motores todos juntos cuando camina sin cabeceo y la comparo cuando la hago mover la cabeza. Voy a poder comparar si efectivamente se reducen los costos de transporte, cuánta energía gasta el robot para moverse 1 kilómetro con y sin cabeceo. Voy a ver si es mayor, igual o menor para poder rechazar o no mi hipótesis, que es que el cabeceo les reduce el costo de transporte. Si se reduce el costo de transporte con el cabeceo podemos empezar a concebir los dinosaurios moviendo la cabeza. Steven Spielberg tendría que remasterizar todas sus películas”, asegura Grossi.