México: Siempre no, el conejo teporingo no está completamente extinto... Todavía...

México: Siempre no, el conejo teporingo no está completamente extinto... Todavía...

Por medio de redes sociales, la Semarnat decidió aclarar la situación del conejo teporingo en México, negando su extinción. Conoce qué es lo que explicaron.

Luego de la noticia de la semana pasada acerca del estado del conejo teporingo, en el cual se había reportado como extinto por los investigadores que llevaron a cabo un estudio y monitoreo de la especie en el Nevado de Toluca, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aclaró por medio de sus redes sociales oficiales que la especie no puede ser categorizada como “extinta”. Aún.

ok, no tan extinto teporingo

De acuerdo a la Semarnat: “para declarar que una especie o una población se ha extinto formalmente se necesitan más de 50 años de ausencia de ésta”. Para contribuir al desmentimiento de la mala noticia, añadieron que sus propios investigadores han logrado extraer el ADN de lo que consideran ser excremento de conejos teporingo en dos ubicaciones diferentes y que están esperando los resultados de la secuenciación del ADN para confirmar que algunos ejemplares continúan con vida y activos alrededor de la Ciudad de México.

De acuerdo al reporte anterior, al haber investigado el Nevado de Toluca y no haber encontrado rastros creíbles de la actividad del teporingo ( o zacatuche, como también es conocido), los mismos investigadores concluyeron que la especie se encontraba extinta. Afortunadamente, no es así.

La Semarnat compartió un video en el que se ve a un conejo teporingo que fue localizado al sur de la CDMX, y de acuerdo a otras instituciones, como la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), se han registrado avistamientos recientes del conejo teporingo en las zonas alrededor de los volcanes Popocatepetl e Iztaccihuatl, en el Parque Nacional Lagunas de Zempoala y en Santiago Tianguistenco.

Aunque es una excelente noticia, la verdad es que la especie continúa siendo endémica, y cada vez muestra más señales de su desaparición gradual. Es necesario tomar medidas drásticas desde este momento para lograr evitar otro desastre como lo es la situación de la vaquita marina en el país.