Reputado economista de Harvard e Impuestos Digitales: "Es necesario para evitar que la IA concentre riqueza en unos pocos"

Reputado economista de Harvard e Impuestos Digitales: "Es necesario para evitar que la IA concentre riqueza en unos pocos"

El controvertido tema de los Impuestos Digitales tiene una mirada económica a través de los dichos de Jeffrey Sachs de la universidad de Harvard.

Los Impuestos Digitales se han tomado la agenda en varios países. En Latinoamérica hay algunos países como Argentina que ya tienen  este gravamen y otros como Chile hablan de cómo implementarlo.

Una mirada más global y certera del asunto dio al diario The Guardian de Inglaterra, el prestigioso economista de Harvard, Jeffrey Sachs.

El estadounidense comentó que la necesidad imperiosa de cobrar estos impuestos es fundamental para no enriquecer a unos pocos y no quedar a merced de los algoritmos y la Inteligencia Artificial.

"Un impuesto a la tecnología es necesario si el mundo quiere evitar un futuro distópico en el que la IA conduzca a una concentración de la riqueza mundial en manos de unos pocos miles de personas", sostuvo.

Los argumentos de Sachs se fundamentan en que para él, las nuevas tecnologías están cambiando las dinámicas laborales y sobre todo la distribución del ingreso, sobre por ejemplo, la mano de obra y la propiedad intelectual.

Así criticó que Facebook, Amazon o Google por ejemplo administren la mayor cantidad de riqueza de estas industrias.

“Cosas como el impuesto a la tecnología propuesto son en realidad una muy buena idea. La forma específica es discutible, pero la idea es que cinco empresas valen $ 3.5bn, básicamente debido a las externalidades de la red y los monopolios de información, y por lo tanto tienen toda la razón para una tributación eficiente".

Sachs además manifestó que la Inteligencia Artificial debería estar en favor de la gente y debería democratizarse a bajo costo.

“El costo marginal de producción de la IA es efectivamente cero. La capacidad de poner estas tecnologías a disposición de los países más pobres sin costo alguno es una opción evidente. Así que deberíamos tener especial cuidado para asegurarnos de que esta revolución pueda llegar a todos", cerró el economista.