Científicos lograron crear método para que aves dejen de chocarse contra aviones

Científicos lograron crear método para que aves dejen de chocarse contra aviones

Después de mucho se pudo crear una imagen que lograra asustar tanto a este tipo de aves, que estas se mantuvieran alejadas de los aeropuertos y a salvo.

Las aves rapaces son animales majestuosos. Su gran tamaño junto a sus poderosos picos y garras las hacen adecuadas para una buena cacería desde el cielo. No obstante, sus características naturales no les han bastado para defenderse de uno de sus mayores enemigos: los aviones.

Actualmente hay un problema en los Estados Unidos con respecto a la supervivencia de esta aves. Según un informe de la Administración Nacional de Aviación, desde 2014 al menos 13.159 aves han chocado contra un avión.

Se sabe que las águilas pueden ver objetos en movimiento a una gran distancia. Ratones y serpientes, por ejemplo, no pueden escapar de la gran visión este animal. No obstante, su visión le juega una mala pasada al ver superficies reflectoras como ventanas u objetos extremadamente rápidos. Por supuesto, son elementos característicos de un avión.

Desde hace años se ha pensado en qué hacer para evitar las muertes de este tipo de aves.

Científicos lograron crear método para que aves dejen de chocarse contra aviones

La solución

Recientemente en Francia encontraron la respuesta. Científicos del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y la Universidad de Rennes analizaron la visión de estos animales. Teniendo en cuenta lo poderosa que es, descubrieron que una buena solución sería aplicar una ilusión óptica. Estas fueron algunas de las imágenes que se diseñaron:

 

Científicos lograron crear método para que aves dejen de chocarse contra aviones

Hicieron ejemplos tanto estáticos como en movimiento. Fueron cerca de 300 pruebas con las aves y se dieron cuenta que la única que generaba que los animales se apartaran eran un par de ojos. Aunque parezca simple, un par de ojos que se acercaban poco a poco generaba que las águilas se quisieran apartar de su "mirada".

El efecto se generaba porque el ave sentía peligro al verlos. Al estar volando y verlos mientras se están acercando, el ejemplar cree que pronto se chocará contra otra ave y se aparta rápidamente. De hecho, esta situación puede ser tan poco agradable que el animal tratará de evitar la zona donde están los ojos.

El experimento fue puesto a prueba en el aeropuerto Lourdes-Tarbes-Pyrénées donde tuvo un rotundo éxito. Los científicos pusieron estratégicamente dos pantallas LED con los ojos y detectaron en cinco semanas la presencia de al menos 8.800 aves. Estas parecían desarrollar un miedo ante estas imágenes y se mantenían alejadas del lugar. Algo importante: no se acostumbraban en absoluto.

Este desarrollo podría ayudar a crear sistemas similares para mantener a los animales fuera del peligro de la operación humana. De hecho, el experimento funciona específicamente con aves rapaces, por lo que habría que empezar nuevamente con otros grupos biológicos.