Científicos crean método para producir energía mediante una fotosíntesis artificial

Científicos crean método para producir energía mediante una fotosíntesis artificial

Buscan “superar las limitaciones de la naturaleza”. Podría significar un gran salto en la producción de energía renovable.

Un grupo de expertos de la Universidad de Cambridge ha propuesto un método revolucionario para convertir la luz del sol en energía. Puede que esto no parezca nuevo, pero lograron alterar el sistema de la fotosíntesis de un modo distinto.

Como es conocido, en la fotosíntesis que realizan las plantas, la energía lumínica se transforma en energía química estable. La vida del planeta Tierra depende en gran medida de este proceso, tanto en medios acuáticos como terrestres.

Ahora, los científicos lograron alterar la fotosíntesis y dividir el agua en hidrógeno y oxígeno durante el proceso. Este hidrógeno podría ser una fuente ilimitada de energía renovable. Así lo mencionan en el paper:

La fotosíntesis semiartificial combina los puntos fuertes de la fotosíntesis natural con la química sintética y la ciencia de materiales para desarrollar sistemas modelo que superan las limitaciones de la naturaleza.

Katarzyna Soko, estudiante de doctorado del colegio St. John's de Cambridge, involucrada en la investigación, dijo a Europapress lo siguiente:

La fotosíntesis natural no es eficiente porque ha evolucionado meramente para sobrevivir, por lo que produce la energía mínima indispensable -alrededor de entre un 1 y 2 % de lo que se podría potencialmente convertir y almacenar.

Según los científicos, la fotosíntesis artificial existe hace tiempo, pero no ha tenido éxito para crear una energía renovable porque depende del uso de catalizadores, que suelen ser caros y tóxicos.

Esto último ha sido una limitante a nivel industrial. No obstante, el nuevo avance podría significar enormes avances en las energías renovables. Soko explicó al mismo medio que encontraron un método para hacer el proceso más eficiente manipulando la enzima hidrogenasa en algas:

Durante la evolución, este proceso se ha desactivado porque no era necesario para la supervivencia, pero logramos evitar la inactividad para lograr la reacción que queríamos dividiendo el agua en hidrógeno y oxígeno.