Grave: Ministro Larraín se hizo pasar por Pyme para obtener USD$ 20 millones de Corfo

Grave: Ministro Larraín se hizo pasar por Pyme para obtener USD$ 20 millones de Corfo

Institución pende de la cartera de economía y financia la innovación en Chile. Ministro inició un negocio educativo mediante varias empresas.

Una verdadera cascada de sociedades son las que han rodeado al actual ministro Felipe Larraín. En una amalgama de nombres y funciones, se disfrazó un negocio de millonarios para optar a un crédito Corfo como Pyme (vía Interferencia).

La Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) está a cargo de apoyar el emprendimiento e innovación en Chile. Muchos proyectos tecnológicos dependen de los fondos que otorga la entidad, por eso es especialmente grave lo que sucede.

En 2005, Felipe Larraín inició un negocio educativo: junto a un grupo de empresarios adquirió casi una decena de colegios privados y subvencionados en el país. El plan recibió apoyo de la Universidad Católica (UC) y se empleó la marca Educa UC (Larraín también era académico de la UC)

Según consignó el medio Interferencia, Larraín postuló para obtener 20 millones de dólares de Corfo e iniciar la compra de los colegios. El presupuesto era “capital de riesgo”, destinado a emprendimientos e innovaciones, pero el emprendimiento del ahora Ministro de Hacienda no cumplía con la normativa para el fomento de Pymes. ¿Qué hizo?

Junto a sus socios formaron un holding que supervisa Pymes, que en este caso eran los colegios. Todo partió en 2003, cuando se creo la sociedad Prospectus Development, de la mano de Larraín y otros millonarios del país, como Alejandro Weinstein, Gonzalo Said Handl (BBVA), Raul Laban (Colo-Colo) o José Antonio Garcés (Consorcio Financiero). Prospectus Development se unió a la UC y dio vida a una nueva empresa llamada Ventanas. Ventanas controlaba el 75% de las acciones de Educa UC.

Larraín y la UC tenían un socio estratégico: el fondo de inversión privado Expertus, representado por la administradora Independencia. Esta fue la que obtuvo los 20 millones de dólares de Corfo. El medio consigna que el objetivo no era la innovación:

El objetivo de Expertus no era dar un salto tecnológico ni ampliar las operaciones de pequeñas empresas chilenas en algún rubro innovador o estratégico de la economía local, como requerían las bases del financiamiento de Corfo. Su finalidad era comprar colegios semiquebrados y tratar de rentabilizarlos.

En octubre del año pasado la UC dio por finalizada la asociación con la sociedad educativa de Larraín y sus socios. El rector Ignacio Sánchez se lamentó de heredar por tanto años el acuerdo. “Los resultados eran más bien negativos, se buscó mejorar el pacto de accionistas, estabilizar los resultados y disponer de un plan de mejoramiento (…) El escenario cambió con la nueva Ley de Inclusión Escolar”, donde los colegios subvencionados deben ser fundaciones sin fines de lucro.

En síntesis, se adquirió un crédito Corfo para Pymes, que podría haber sido utilizado para hacer innovación en el país, para comprar colegios y obtener rentabilidad (hoy se prohíbe el lucro en la educación, por lo que el negocio aparentemente no resultó como se esperaba).