El felino más pequeño de América vive en Chile, pero está en serio peligro de extinción

El felino más pequeño de América vive en Chile, pero está en serio peligro de extinción

Destrucción de su hábitat natural, caza y ataques tienen a la güiña en serio riesgo.

La güiña o leopardus guigna, el felino más pequeño de América, vive en siete regiones de Chile. No obstante, está seriamente amenazado con no tocar más esta Tierra. Ahora, se ha puesto en marcha un plan para ayudarlo a subsistir y evitar su extinción.

Al menos cuatro instituciones se han puesto de acuerdo para promover su preservación, donde se cuenta el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) y la misima National Geographic.

Según explicaron a Radio Bío-Bío, dentro de los peligros que afectan a la güiña está la pérdida y fragmentación de su hábitat natural, la transmisión de infecciones y enfermedades, además de ser víctima de ataques por parte de perros y gatos. A todo esto, se suma la caza ilegal, principalmente par evitar la muerte de aves de corral.

Constanza Napolitano, científica del IEB y directora del proyecto, dijo que el plan se llevará a cabo en las regiones de Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins, Maule, Bío Bío, Araucanía y Los Ríos.

La fragmentación y destrucción de hábitat es difícil de abordar por su gran extensión y porque tiene a muchos actores involucrados, como por ejemplo la industria inmobiliaria, que lotea parcelas de agrado y subdivide la tierra, aumentando la densidad de gente con perros y gatos en áreas rurales, o las empresas forestales, todas ellas queriendo maximizar ganancias.

Por esto, se están comunicando con cada uno de estos actores para impulsar buenas prácticas de uso de suelo y conseguir un manejo sustentable del paisaje. Así mismo, se están fomentando subsidios para el mejoramiento de gallineros, que pretenden resguardar a las aves de corral, impedir el ingreso de la güiña y eliminar su caza.

Esperemos que no corra con la misma suerte que el guacamayo azul que inspiró la película Río. Revisa la nota.