Acusan a Google y Twitter de recopilar datos de niños que juegan con algunas de sus aplicaciones

Acusan a Google y Twitter de recopilar datos de niños que juegan con algunas de sus aplicaciones

Una grave acusación en el Estado de Nuevo México manifiesta que apps de Google y la red social del pajarito están recabando datos de menores de edad.

Google y Twitter están bajo la lupa por el Estado de Nuevo México, todo luego de que una investigación liderada por el fiscal general Héctor Balderas, diera cuenta de que la empresa productora de juegos en línea, Tiny Labs estaba recopilando datos de los niños.

El ejemplo más concreto es el juego "Fun Kid Racing", que violó una ley federal de privacidad infantil a través de docenas de aplicaciones de Android que compartían datos de estos menores de edad.

Según "The New York Times", "La demanda acusa al creador de la aplicación, Tiny Lab Productions, junto con empresas publicitarias en línea administradas por Google, Twitter y otras tres compañías, de incumplir una ley destinada a evitar que los datos personales de niños menores de 13 años caigan en manos de depredadores, piratas informáticos y comerciantes manipuladores. La demanda también sostiene que Google engañó a los consumidores al incluir las aplicaciones en la sección familiar de su tienda. La revisión de 20 aplicaciones para niños, 10 cada una en Google Android y Apple iOS, encontró ejemplos en ambas plataformas que enviaron datos a compañías de seguimiento, lo que podría violar la ley de privacidad de los niños. las aplicaciones de iOS enviaron menos datos sobre todos".

Fun Kid Racing

La ley del Estado de Nuevo México contempla que:

"Sin permiso explícito y verificable de los padres, los sitios y aplicaciones para niños tienen prohibido recopilar datos personales, incluidos nombres, direcciones de correo electrónico, datos de geolocalización y códigos de seguimiento, como "cookies", si se utilizan para anuncios orientados".

El fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas comentó sobre el caso que, "Estas sofisticadas compañías tecnológicas no se están protegiendo. Los niños de este país finalmente pagan el precio".

En tanto, un portavoz de Google, Aaron Stein, dijo que los desarrolladores son responsables de declarar si sus aplicaciones son aptas para niños, y que las aplicaciones en la sección familiar de la tienda "deben cumplir con políticas más estrictas".