Las nefastas consecuencias del aire de Quintero y Puchuncaví: esto es lo que inhalan sus habitantes

Las nefastas consecuencias del aire de Quintero y Puchuncaví: esto es lo que inhalan sus habitantes

La negligencia de las empresas locales tiene un serio impacto en la salud. Estos son algunos de los compuestos que respiran.

El 21 de agosto salía a la luz pública que 45 estudiantes se habían intoxicado por un gas desconocido. Hoy se sabe que la cantidad de afectados por los problemas de contaminación de Quintero y Puchuncaví ha ido creciendo y se habla de 600 personas afectadas por problemas relacionados con la calidad del aire. No obstante, la población en su conjunto la que se encuentra en riesgo por respiran constantemente varios compuestos.

A pesar de que Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) dijo que "de todas las fiscalizaciones realizadas (GNL Quintero, Gasmar, Enap Quintero, Oxiquim y Copec), la única que ha presentado una faena que podría estar emitiendo estos hidrocarburos también es la de los procesos de limpieza de los estanques de Enap", los vecinos ha levantado manifestaciones y dudan de los informes del gobierno.

"Piñera quiere bajarle el perfil al conflicto social que acá se ha desatado al decirnos violentistas, porque eso no somos. Somos gente que por más de 57 años vivió en silencio un drama y una silenciosa enfermedad, donde cada día sabemos de alguien que murió o esta muriendo por la contaminación", dijo Sebastián Santos, uno de los voceros de la comunidad.

Han denunciado pozos contaminados con arsénico y perjuicios por la degradación ambiental originada por las empresa de la zona. Recordemos que existe una decena de compañías, como AES Gener, Codelco Ventanas, ENAP, Oxiquim, Gasmar, entre otras.

La opinión pública incluso ha acusado conflictos de interés, puesto que el directorio de Oxiquim es presidido por el abogado Fernando Barros, socio durante 17 años del esposo de la Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

¿Qué es lo que realmente están respirando los vecinos de Quintero y Puchuncaví?

El medio local LUN se contactó con químicos, toxicólogos, ingenieros y médicos, y retrató en un informe 14 químicos que están respirando los habitantes de las comunas. Estos son parte de los gases y material particulado en la zona:

1.- Dióxido de Azufre (SO2): Proviene del proceso de quema de combustibles fósiles como el diesel, carbón, petróleo y de fundiciones de cobre. “Con la combustión, el azufre que hay en estos compuestos se oxida y al combinarse con oxígeno se transforma en dióxido. Las empresas tienen sistemas de abatimiento, pero hay fuentes fugitivas”, dice el ingeniero ambiental, Luis Díaz, al medio.

2.- Ácido Sulfúrico (H2SO4): Produce irritación en los ojos, piel, tráquea, bronquios, garganta y también quemaduras graves. “Cuando se descarga en la lluvia o en la vaguada costera, estamos en presencia de lluvia ácida”, dice el químico Manuel Bravo.

3.- Dióxido de Nitrógeno ( NO2): Se produce cuando la combustión ocurre a alta temperatura. En grandes cantidades, es un irritante de las vías respiratorias.

4.- Ozono (O3): No es una emisión industrial, pero se genera en la atmósfera producto de algunos precursores. En individuos sensibles gatilla cefaleas intensas.

5.- Monóxido de Carbono (CO): Se le conoce como “el gas asfixiante”. No tiene olor, pero provoca la falta de oxigenación de los tejidos. Causa cefalea y hasta efectos neurológicos.

6.- Material particulado: El grueso (10) y el fino (2,5) pueden ser dañinos para el organismo. Aquí encontramos desde el humo del cigarro, hasta el humo de las chimeneas y procesos de combustión.

7.- Plomo (Pb): Es uno de los elementos más tóxicos. Cuando ingresa al organismo puede producir daños cognitivos. La exposición a grandes cantidades también puede derivar en neumonías o edemas pulmonares.

8.- Arsénico (As): Dependiendo de si se inhala o consume vía el agua, puede provocar náuseas, vómitos, falta de aire, dolor de cabeza, e incluso cáncer pulmonar a largo plazo.

9.- Mercurio (Hg): Está vinculado a la quema del carbón (termoeléctricas). Sus efectos dependen de la concentración y tiempo de exposición. El hígado y los riñones son los primeros órganos que se ven afectados en la exposición prolongada.

10.- Cobre (Cu): Es menos dañino, porque el cuerpo lo necesita, pero en altas concentraciones, está asociado a la irritación de las vías respiratorias, náuseas y vómitos.

11.- Metilcloroformo (C2H3CI3): Es un líquido incoloro. Afecta la capa de ozono, produce mareos, cefalea, y hasta la pérdida de conocimiento en altas cantidades.

12.- Mercaptanos: Gas incoloro compuesto por carbono, hidrógeno y azufre. Tiene un fuerte y desagradable olor. Es lo que se le adhiere al gas licuado para evidenciarlo. Mareo, fatiga y dolor de cabeza, son algunos de los síntomas por inhalarlo.

13.- Tolueno (C7H8): Sale como resultado de las refinaciones. Es un gas, que también es un hidrocarburo de tipo aromático, que es neurotóxico. Produce arritmias cardiacas, neuropatía periférica, entre otros perjuicios.

14.- Nitrobenceno (C6H5NO2): Líquido aceitoso tóxico. Es una reacción de benceno al mezclarse con otros componentes. Es producido por la industria química. Origina daños serios a la salud como la inflamación del intestino grueso, afecta al sistema nervioso central y hasta puede inducir muerte cerebral programada de las neuronas.