La IA que te podría hacer bailar como todo un profesional

Si te dijeron alguna vez que eras "demasiado tronco para bailar" y que nunca iba a ser capaz de hacerlo bien, estaban equivocados.

Afortunados son aquellos a quienes bailar se les da tan natural y fluido que terminan siendo elogiados por esta habilidad tan entretenida. Por otro lado, están los que tienen dos pies izquierdos y son enemigos naturales del ritmo. Si haces parte de este segundo grupo, ten en cuenta que no todo está perdido. Una inteligencia artificial te podría convertir en todo un maestro del baile… de manera virtual.

Unos desarrolladores de la Universidad de California crearon una inteligencia artificial llamada "Everybody Dance Now". En un documento publicado en linea explicaron que la IA era capaz de hacer una especie de mímica con movimientos de baile. Para ello, se requería un bailarín experto y uno amateur o con poca experiencia.

Básicamente lo que hace es captar los movimientos del bailarín experto. Después de esto, cada paso es replicado con exactitud en el cuerpo de otro sujeto objetivo. Así, una persona común y corriente logra "bailar" con una gran fluidez.

Claramente el sujeto amateur no es que haya aprendido a bailar, sino que imágenes de él tomadas por la inteligencia artificial son las que terminan adoptando los movimientos del bailarín experto. En otras palabras, poner la cara y el cuerpo del sujeto sobre la imagen del bailarín. Algo así como los famosos deepfakes de los que tanto se ha hablado en el mundo del porno.

IA Bailar

¿Cómo lo hace?

Los movimientos del bailarín experto no están enlazados directamente con el sujeto no tan hábil. Para que estos interactúen se necesita un paso intermedio, que es cuando entra la red neuronal especializada. Esta ha sido entrenada para convertir las posturas del primer cuerpo en un modelo de "muñeco de palo" para que sea más fácil de interpretar.

El sujeto "torpe" deberá grabar muchas posturas y movimientos propios útiles para el montaje. Para ello es grabado durante 20 minutos a 120 fotogramas por segundo poniendo su cuerpo en distintas posiciones.

Acto seguido se transforma cada fotograma del video de la figura de palo en una imagen del sujeto adoptando la misma postura. El software cuenta con un discriminador que determina automáticamente si la imagen resultante se ve real o falsa. Así se entrena cada vez más la IA en producir videos más cercanos a la realidad.

El resultado es genial, pero no engaña completamente al ojo del espectador. Ciertos errores de posición en las caras de los sujetos o alguna que otra "dismorfia" ocasional en manos y pies rompen un poco con la experiencia. Sin embargo, el desarrollo demuestra que todo va a poder ser montado, incluso una presentación de baile.