La Tierra tiene muchas mini-lunas orbitando alrededor, aunque sólo hayamos encontrado una

La Tierra tiene muchas mini-lunas orbitando alrededor, aunque sólo hayamos encontrado una

Todo lo que está fuera de la Tierra siempre ha representado un gran misterio para la raza humana, y aunque la ciencia avanza, mucho permanece igual.

Las mini-lunas son asteroides pequeños que pueden quedarse orbitando la Tierra durante un periodo no muy largo. Eventualmente se van para no volver (o a veces para volver) y se pierde en la inmensidad del espacio exterior. Se podría decir que sólo vienen de visita.

Y hablamos en plural porque se sabe que es algo que sucede; aunque ciertamente sólo se ha descubierto una mini-luna en la historia. Y de hecho; según una nueva investigación, estos satélites naturales podrían ayudar mucho a los estudios científicos… e incluso ayudarían por motivos comerciales. Y así todo suena hermoso; el gran problema es que encontrarlos no es nada fácil; es justo por eso que no se ha hecho antes salvo una sola vez.

La primera mini-luna detectada de la Tierra

Su nombre es 2006 RH120; y su tamaño es de… 2 o 3 metros de largo. Aww. Cada 20 años entra en la órbita de la Tierra durante un periodo pequeño y después se va a seguir dando vueltas alrededor del sol. Como verás; estamos hablando de un objeto extremadamente pequeño en comparación de las inmensidades del espacio exterior.

El pequeño 2006 RH120 fue descubierto hace sólo 2 años por los astrónomos de  Catalina Sky Survey. O sea, la tecnología que lo permitió es relativamente reciente.

Pero, ¿por qué es tan importante encontrar más mini-lunas? Bueno, porque según una investigación reciente; estás podrían ayudar enormemente a comprender de mejor manera cómo se forman los asteroides; la dinámica que existe entre la Tierra y la Luna (sí, la grande) y muchas otras cosas.

Pero no todo está perdido

Afortunadamente; la ciencia y la tecnología avanzan a pasos agigantados; por lo que más pronto de lo que crees la humanidad podría tener una herramienta para encontrar TCOs (objetos orbitando temporalmente la Tierra).

Se trata del Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos; y lo están construyendo ni más ni menos que en Chile. Este telescopio facilitará la detección de los satélites naturales temporales; sin importar que sean bastante pequeños.

Pero, en sí; ¿cómo podrían las mini-lunas ayudar a la ciencia terrestre? El estudio enlista cuatro formas:

1) Desarrollo y prueba de tecnologías de defensa planetaria (por ejemplo; desviar un asteroide)

2) Validar y mejorar los algoritmos de orientación; navegación y control de proximidad

3) Probar procedimientos y protocolos de proximidad para la operación segura de misiones tripuladas alrededor de los asteroides

4) Establecer la viabilidad de tecnologías para minería de asteroides para futuras aplicaciones comerciales; en un entorno en el que el retardo de luz de ida y vuelta es de unos pocos segundos

Así que muchas cosas cambiarán en el ámbito científico cuando el Gran Telescopio que se construye en el norte de Chile quede listo y funcionando.