Un científico mexicano ha descubierto el origen de las galaxias, y cuatro de las primeras que se formaron

Un científico mexicano ha descubierto el origen de las galaxias, y cuatro de las primeras que se formaron

Un astrofísico mexicano ha confirmado el descubrimiento de 4 de las primeras galaxias del universo, así como una nueva teoría acerca de su creación

Carlos Frenk Mora, un astrofísico mexicano, ha liderado un estudio que no solamente logró identificar algunas de las primeras galaxias que fueron formadas luego de la creación del universo (haciéndolas las más antiguas en existencia) sino también confirmando una teoría acerca de la evolución cósmica.

TituladoThe Imprint of Cosmic Reionization on the Luminosity Function of Galaxies” (La huella de la reionización cósmica en la función de luminosidad de las galaxias), el estudio fue un esfuerzo conjunto entre miembros de diversas organizaciones. Alis Deason del Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham, y Sownak Bose, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsoniano.

Carlos Frenk Mora

El estudio fue publicado en The Astrophysical Journal, una revista científica. En la publicación, Mora explica el proceso que llevaron a cabo para la identificación de estas galaxias primordiales. Estas galaxias se encuentran a orillas de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, y son:

  • Segue-1
  • Bootes I
  • Tucana II
  • Ursa Major I

La edad de estas galaxias rompe con muchas de las teorías acerca de su creación que se creían ciertas, pero al mismo tiempo ayudó a respaldar un modelo teórico que el mismo Mora y su equipo habían desarrollado meses antes.

La creación de las galaxias

Cada una de estas galaxias cuenta con una edad aproximada de 13 mil millones de años, lo que coloca el tiempo de su creación durante la “Era oscura cósmica”. Esta era , que comenzó cuando el universo tenía solamente 400 mil años de edad, fue cuando se comenzaron a formar los primeros átomos, el hidrógeno.

Las estrellas primordiales pueden ser la causa de las galaxias

Millones de años después, cuando el hidrógeno se acumuló, este se volvió inestable y comenzó a formar estrellas. Las estrellas a su vez crearon luz y radiación ultravioleta, lo que ionizó  (eliminó los electrones de los átomos) el resto de los átomos de hidrógeno en el universo y detuvo la formación de estrellas nuevas, dando paso a la creación de planetas y galaxias enteras.

El hallazgo respalda el modelo actual para la evolución de nuestro Universo, el llamado “Lambda de materia oscura-fría”, en el que las partículas elementales que componen la materia oscura impulsan la evolución cósmica”, afirma Frenk Mora en la publicación.

De acuerdo a Mora, el descubrimiento trae atención a estas “galaxias satélite”, llamadas así porque su tamaño pequeño y débil las hace orbitar galaxias más grandes, como la nuestra. Ahora, la comunidad científica tiene una fuerte razón para estudiar más a estas pequeñas galaxias, que Mora llama “un nuevo tesoro para aprender del universo primitivo”.