Están apareciendo manatíes muertos en costas de México y la razón es un misterio

Están apareciendo manatíes muertos en costas de México y la razón es un misterio

Casi 30 manatíes muertos han sido encontrados en las costas de un río en Tabasco, México, y nadie sabe cual es la razón. Conoce todo lo que se sabe

Una vez más, una especie de mamífero acuático corre peligro en las aguas de México. Tras las terribles noticias acerca de la vaquita marina, la cual se encuentra en el camino hacia la extinción, se ha descubierto que al menos 28 manatíes han sido encontrados muertos en las costas pantanosas del río Bitzal, en Tabasco.

Hallados por los pescadores que recorren el río diariamente, se reporta que los cadáveres de los manatíes han aparecido desde mayo de este mismo año. Ahora, varios grupos han comenzado a investigar la causa de las muertes de estos mamíferos.

Aunque los pescadores locales han decidido culpar una refinería cercana de Pemex, la gigantesca empresa petrolera de México, varios estudios no han logrado encontrar evidencia de contaminación. CONAGUA realizó recientemente pruebas del agua de este río, pero no se hallaron derrames o rastros de petróleo en el agua, ni pesticidas o metales que pudieran haber envenenado a la fauna.

Hasta ahora, la razón de estas muertes (así como de una gran cantidad de peces) continúa siendo un misterio. Se ha considerado el crecimiento de una microalga que cause una “marea roja”, metales pesados en el agua como plomo (que ya fue descartado) y principalmente, cambios extremos de temperatura en el hábitat de los manatíes.

Lo único que es seguro es que algo malo está sucediendo con el ecosistema del río. Autoridades del cuidado del ambiente han decidido capturar 30 manatíes en el área cercana para poder protegerlos en una reserva natural cercana. Sin embargo, estos animales pueden llegar a alcanzar hasta 500 kilogramos de peso, por lo que su captura y traslado se dificulta bastante.

Las investigaciones continuarán en el área, pero hasta que se encuentre una causa concreta, los animales, las plantas y aquellos que sobreviven de los recursos del río continuarán corriendo un grave peligro.