Los nuevos cambios del TLCAN podrían beneficiar a los consumidores, pero son peligrosos para las PyMEs

Los nuevos cambios del TLCAN podrían beneficiar a los consumidores, pero son peligrosos para las PyMEs

Fuentes internas en las negociaciones del TLCAN mencionan un posible cambio que te permitirá comprar productos de menos de 100 dólares sin impuestos

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entró de nuevo a negociaciones entre los países que lo conforman, gracias a una revuelta provocada por el presidente de los EUA, Donald Trump. Argumentando que ellos estaban sufriendo ya que Canadá y México se aprovechaban del país, se accedió a considerar una renegociación de los términos del tratado.

Ahora, alguien cercano a las negociaciones, ha mencionado que entre los cambios que se han discutido, un límite mínimo de dinero para evitar aranceles en compras internacionales es muy probable que se vuelva una realidad.

Anteriormente, para evitar aranceles en “minimis” (compras internacionales a través de comercio electrónico o paquetería) no podrías sobrepasar un costo total de 50 dólares de producto por envío. Gracias al nuevo tratado, este límite se elevaría hasta los 100 dólares.

Creo que vamos a aterrizar en 100 dólares, pero tenemos que aterrizar con todas las normativas y con todo lo demás, si no el sector privado no va a volar, o sea que se va a poner dificil.” Mencionó la fuente a El Financiero. “Ojalá y con IVA y con todas las normativas, y si no es con IVA, pues que sea por lo menos con todas las normativas

El establecimiento de este nuevo límite en el TLCAN beneficiaría el comercio electrónico de minoreo, es decir, para el público consumidor en general. Pero, ¿Porque se esta considerando?

El nuevo TLCAN podría ser peligroso para la economía

Aunque pareciera un excelente beneficio para aquellos que hacemos compras internacionales a comerciantes canadienses y estadounidenses, la verdad es que forma parte del plan de Donald Trump para sacar el mayor beneficio posible.

Cuando un producto mayor de los 50 dólares llega a México, el comprador es obligado a pagar el IVA (Impuesto por Valor Agregado) del 16% sobre el valor del producto, así como el IGI (Impuesto General de Importación) el cual puede variar dependiendo del tipo de producto. Sin embargo, lo mismo sucede cuando un producto mexicano llega a los Estados Unidos.

Al elevar el límite para la evasión de aranceles, los Estados Unidos se aseguran de comprar más de nuestros productos de importación de manera fácil y barata. Esta es la razón por la cual EUA se encuentra luchando por elevar este límite a entre 200 y 800 dólares.

Canadá, por otro lado, también ha contado con un límite para sus aranceles, de 16 dólares por producto. El cambio a 100 dólares es lo que se espera que todos los involucrados acepten, ya que de esta manera podrían evitar afectar (al menos, en exceso) a la pequeñas y medianas empresas que sobreviven gracias al comercio internacional.

Aunque podría ser un gran beneficio para el consumidor individual, este cambio al TLCAN verdaderamente constituye un riesgo para la economía en general del país. Los productos nacionales repentinamente se podrían conseguir en el extranjero con precios más bajos de lo que se encuentran en México, y sin impuestos agregados, los únicos que tienen algo que perder serían los productores nacionales.