Así se ve Wolfenstein II: The New Colossus en Nintendo Switch

Así se ve Wolfenstein II: The New Colossus en Nintendo Switch

No se confundan con la foto de Wolfenstein 3D.

Al igual que el año pasado con Doom, Bethesda no quiere que los usuarios de Switch se queden sin sus estrenos más recientes y por eso hace unos días lanzaron Wolfenstein II: The New Colossus en la portátil de Nintendo.

El juego, en la parte técnica, merece un análisis especial por parte de la gente de Digital Foundry, por tratarse de un juego bastante exigente en cuanto a recursos de sistema que necesariamente debía reducirse para correr en la Switch. ¿Hasta dónde se podían hacer compromisos sin destruir el diseño general del juego?

Según Digital Foundry, lo más notorio de todo es la menor resolución del juego, que "comienza" en 1280 x 720 pero puede descender hasta 640 x 360 en las secciones de más carga gráfica. El número es digno de los juegos de comienzos de milenio, pero era absolutamente necesario para que los resultados del port fueran más que aceptables, sobre todo al jugarlo en modo portátil.

En general, el estudio Panic Button responsable de esta versión utilizó texturas de menor resolución y un framerate limitado a la mitad del original (30 cuadros por segundo en Switch versus 60 en consolas y PC), además de algunos cambios en la geometría: por ejemplo, en cierto nivel se agregó una pared para limitar el campo de visión hacia el horizonte y así reducir el uso de memoria.

Más allá de todo, Wolfenstein II: The New Colossus parece una excelente conversión para la Nintendo Switch. No, probablemente no se vea como el original del año pasado, pero tener juegos así en una consola portátil no es para nada una mala idea. En una pantalla grande la historia es diferente los límites de la Switch son los que son, amén de que quien quiso probar este juego en todo su esplendor probablemente ya lo hizo antes.