La UNESCO nombra un nuevo Patrimonio de la Humanidad en México

La UNESCO nombra un nuevo Patrimonio de la Humanidad en México

La UNESCO ha trabajado con grupos de México en la protección de la Reserva de la Biósfera de Tehuacán-Cuicatlán, y ahora ya es un patrimonio de la humanidad

Ubicado en el corazón de México, se puede encontrar la Reserva de la Biósfera de Tehuacán-Cuicatlán. Esta, una reserva en donde se pueden encontrar especies únicas en el mundo, y en donde sus habitantes han aprendido a cuidar y aprovechar responsablemente de la naturaleza, ha estado bajo protección constante desde 1998. Y es apenas hace unos días, que la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, por sus siglas en inglés) le ha otorgado el título de Patrimonio de la Humanidad.

Con 490,186 hectáreas de área total, y declarada un área natural protegida desde 1998, la Reserva de la Biósfera de Tehuacán-Cuicatlán se extiende en 51 municipios entre los estados de Puebla y Oaxaca. Su diversidad de flora y fauna ha sido catalogado con denominación endémica (esta es la razón principal del programa de protección), y hasta este día, solo puede encontrarse dentro de este territorio mexicano.

Fue en esta reserva en donde miles de años atrás se domesticaron diversas plantas para el cultivo, por las primeras poblaciones humanas de la región, y para algunas de las primeras aldeas agrícolas sedentarias en la historia del continente americano.

Los programas de protección de la UNESCO

La UNESCO ha buscado por medio de su programa “Manejo Reserva de la Biósfera de Tehuacán-Cuicatlán” conservar toda la biodiversidad de la reserva. La organización ha trabajado para mantener la continuidad de los procesos ecológicos y evolutivos de la flora y la fauna local. Todo esto por medio de la implementación de políticas, medidas y estrategias de protección, manejo y restauración a través de procesos de conocimiento, cultura y gestión.

Gracias a la delegación encargada de solucionar las observaciones hechas por la UNESCO lograron cumplirse con los criterios necesarios para que esta reserva quedará inscrito plenamente como un “sitio mixto”.

El gobierno de México, quien designó a los miembros de esta delegación, ha logrado dar un paso más en la dirección correcta en cuanto a la protección del medio ambiente se refiere. Esperemos que esta tendencia continúe en los años a seguir.