Tu smartphone no graba tus conversaciones, pero hace algo mucho peor

Tu smartphone no graba tus conversaciones, pero hace algo mucho peor

La Northeastern University aseguró que no hay evidencias de que las apps activen de forma inesperada el micrófono para escuchar nuestras conversaciones

Un  grupo de científicos de la Northeastern University se tomó la tarea de averiguar si los teléfonos inteligentes escuchan nuestras conversaciones o no. Elleen Pan, Jingjing Ren, Martina Lindorfer, Christo Wilson y David Choffnes fueron los encargados de realizar el experimento en el que analizaron a más de 17.000 de las aplicaciones más populares de Android con el fin de establecer si alguna de ellas utiliza el micrófono del teléfono para grabar audio. 

Después de este arduo análisis, los investigadores no encontraron evidencia alguna de que una aplicación active inesperadamente el micrófono o envíe audio cuando no se lo pidan. Todo lo contrario, encontraron algo mucho peor.

Algunas aplicaciones hacen capturas de pantalla sin permiso

seguridad

 

 

Así es. El grupo de investigadores encontró que algunas de las 17.000 apps analizadas graban los movimientos que hacemos en nuestra pantalla para enviar esos videos a terceros. Incluso, más de 9.000 de las apps analizadas tenían permiso para acceder a la cámara y el micrófono, algo preocupante para los usuarios que no tienen en cuenta esta situación y van otorgando permisos a las plataformas por doquier.

Según el estudio, aplicaciones como GoPuff registran el comportamiento de los usuarios dentro de la plataforma y lo enviaba a un dominio afiliado a Appsee, una empresa que ha dicho abiertamente que tiene la capacidad de registrar lo que los usuarios están haciendo en una aplicación.

Lo anterior es realmente preocupante si lo miramos a fondo, pues un video de ese tipo o una captura de pantalla de nuestro dispositivo puede captar mensajes privados, información personal e incluso nuestras contraseñas, lo que representa una gran amenaza a nuestra privacidad.

Así que es importante que, hasta que los fabricantes inventen una solución para notificarnos cuándo se está grabando nuestra pantalla o haciendo una captura de pantalla de nuestro dispositivo, es importante tener especial cuidado a la hora de conceder permisos a las aplicaciones móviles.