Simpleza y limpieza: Review del Nokia 6.1 2018 [FW Labs]

Simpleza y limpieza: Review del Nokia 6.1 2018 [FW Labs]

Un intento que arriesga poco y mucho a la vez.

El año pasado quedé absolutamente enamorado del Nokia 6. Primero, era la vuelta de una marca que añoraba con locura, y segundo, se presentaba en un cuerpo familiar y con Android puro, todo a muy buen precio.

Ahora HMD Global nos presenta su nuevo equipo, el Nokia 6.1 2018, que tiene las siguientes especificaciones técnicas:

  • Pantalla de 5.5 pulgadas a 1080p
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 630
  • 3 GB de RAM
  • 32 GB de almacenamiento
  • Cámara de 16 megapixeles a f/2.0 con óptica Carl Zeiss
  • Cámara frontal de 8 megapixeles a f/2.0
  • Batería de 3000 mAh

Solo pequeños detalles

El Nokia 6.1 es muy parecido a su antecesor en lo que respecta a diseño, con los mismos bordes afilados y diseño cuadrado que parece no estar "a la moda" en un mundo de terminales redondeados.

Nokia 6.1 2018 lateral

Pareciera casi una actitud "Punk" mantenerse fuera del espectro de moda en diseño industrial y saber que existe un nicho de fanáticos que añoran este diseño a-la-Lumia, pero de metal.

Ojo, no vaya a ser que lo repitan muchos años y terminen como Sony Xperia con Omnibalance, donde la gente se aburrió.

Ahora, para darle un poco más de estilo, todos los bordes, tanto en los laterales como en el sensor de huellas (que ahora está atrás), junto con los botones tienen un acento en color cobrizo, que bajo ciertas luces se ve dorado anaranjado, realmente muy lindo.

Todo sin resaltar demasiado ni llamar la atención en extremo. Nokia mantiene su espíritu ejecutivo, al menos en esta línea.

El diseño en general es muy cuidado y al ser una continuación, no corre muchos riesgos, en teoría. Ni siquiera la pantalla es alargada como se estila ahora, simplemente se mantienen firme con lo que saben que le gusta a su gente. Quién diría que se podía ser tan cauteloso y arriesgado a la vez.

Arreglando solo lo que se les pidió

En lo que respecta a rendimiento Nokia tampoco quiere atreverse, al menos en esta línea, a implementar grandes cambios y es por eso que cambiaron la principal crítica del año pasado, no mucho más.

EL primer modelo de este terminal tenía un procesador Snapdragon 430, que a pesar de ser súper eficiente en consumo energético, a veces se quedaba corto en las tareas más exigentes.

Nokia 6.1 2018

Además, en ese aspecto Motorola los barría y ellos son su principal competencia. Ahora están a la par del Moto G6, al menos en poder. Contra ese equipo va en esta carrera.

¿Y en qué se diferencian si ambos tienen Android puro? Que a pesar de que el de Motorola es limpio, sí demoran en actualizar, porque la capa de Motorola, que es casi limpia, cuenta con herramientas útiles pero que sí son de ellos, propias.

Aquí no hay nada, es el vacío mismo, la simpleza absoluta, el silencio espectral. Android One se actualiza todos los meses al último parche de seguridad y este equipo incluso puede que reciba Android P antes que los mismísimos Pixel de Google.

¿Y cómo anda el equipo? Bien, hasta jugar cosas como PUBG, aunque sea en resolución baja, es posible. Obvio que no vas a andar a la misma velocidad que un gama alta o premium y de vez en cuando verás un tirón, pero tener Twitter abierto al mismo tiempo que la app de DirecTV mientras ves un partido y escuchas por los audífonos, porque tiene conector para ellos, es posible sin mayores sobresaltos.

Nokia 6.1 2018

Un punto aparte para la duración de la batería, que en promedio me daba un día y medio de uso intenso (7 horas promedio de pantalla encendida) y algunos días llegaba a 8 horas y un poco más antes de apagarse. Por cierto, este año tiene carga por puerto USB-C y es relativamente rápida, no como el año pasado en USB-A y que demoraba una eternidad.

Hasta la cámara es simple

La cámara saca buenas fotos, la mano de Carl Zeiss se nota en la reproducción de color, aunque no esperes el mismo rendimiento de un gama alta, sobre todo en condiciones de poca luz. Puedes ver una selección fotos en este link.

En lo que respecta a grabación de video, la estabilización es súper decente para el precio del equipo, pero lo que más llama la atención, mucho más allá de la calidad de imagen, es la calidad de sonido que se logra gracias a la tecnología Ozo. Nokia hace su magia en la captura de sonido y es mejor que varios equipos caros que he probado este año.

Existe el pequeño truco de grabar con dos cámaras al mismo tiempo, aunque honestamente no nos llama mucho la atención y pareciera no funcionar de forma fluida. Por ahora pasamos de esto, a menos que se arregle en el futuro con alguna actualización.

¿Selfies? Andan bien, nada del otro mundo, simplemente funcionan y en buena luz, a veces sorprenden. No es particularmente consistente en este aspecto, pero para uno que otro autorretrato casual anda bien.

¿Vale la pena?

Depende de lo que busques, sí, En mi caso particular, me importan mucho las actualizaciones al día y no tener que lidiar con aplicaciones extrañas que vienen pre instaladas, en ese caso Android One es lo mejor sin tener que pagar mucho.

Si a lo anterior le sumamos un diseño estético agradable, una sensación de equipo caro, una cámara cumplidora aunque sin muchos trucos y un precio competitivo, es una súper buena opción para los más puristas.

El Nokia 6.1 2018 se ofrece en Chile a un precio de CLP $199.990 en prepago, mientras que en México está a MXN $6,999 y en Colombia aún no hace su arribo oficial, aunque debería estar cerca de los COP $1.000.000.

Nokia 6.1 2018 portada