Agencia de Protección de Datos Personales busca poner fin a esas molestas llamadas telefónicas para cambiarse de compañía

Agencia de Protección de Datos Personales busca poner fin a esas molestas llamadas telefónicas para cambiarse de compañía

No más créditos preaprobados u ofrecimientos de planes con WhatsApp ilimitado (?)

Si viven en Chile, probablemente esto más de alguna vez les ha pasado: una empresa llama por teléfono para ofrecer un cambió de compañía telefónica. No solo una, sino varias veces al mes y más de una decena de veces en total en el año.

En el futuro, aquella nefasta (?) práctica debería terminarse en Chile. Y es que nueva normativa del gobierno busca que las personas puedan tener mayor control sobre sus datos y para ello, se creará una Agencia de Protección de Datos Personales que tendrá el apoyo del Consejo para la Transparencia (CPLT).

Este organismo será el encargado de tomar la defensa de los usuarios frente a sus datos y el uso que le dan las empresas. Según Marcelo Drago, jefe máximo del CPLT, el problema era que si bien la ley protegía a los usuarios frente a vulneraciones, hasta ahora la única alternativa de una persona común y silvestre era ir a tribunales, con todo lo que eso implica.

Teléfono viejo

Pero aquello va a cambiar. "Una Agencia de Protección de Datos y el CPLT a cargo de esto van a tener los dientes y las herramientas para detener esa situación y para adecuar a Chile como corresponde en el uso de los datos respetando los derechos de las personas", indicó Drago a El Mercurio.

A juicio del presidente del CPLT, en tres o cuatro años se debería "pasar de una cultura de la desprotección de los datos a una cultura de control de los datos personales".

Pero para ello, tanto la gente como las empresas tienen que tomar conciencia de la importancia de "juguetear" con los datos personales. Y para ello, la nueva Agencia de Protección de Datos Personales tendrá la capacidad de aplicar multas a quienes no cumplan la ley: hasta 233 millones de pesos (5.000 UTM) a empresas que entreguen datos de personas sin consentimiento previo.

Cada uno va a poder tener control de sus propios datos y el acoso telefónico debiera terminar. Yo debiera poder señalar que se cancelen esos datos que tiene esa empresa para llamarme y si no los hace, la autoridad de protección de datos, en este caso, el Consejo para la Transparencia (CPLT), va a tener la atribución para exigir que se cancelen los datos tal como lo está pidiendo el titular.

Un detalle de la importancia de esta nueva iniciativa del gobierno es que, según Drago, si lo de Cambridge Analytica hubiera sucedido en Chile la empresa "podría haber terminado sin ninguna sanción".

La medida del gobierno parece ir en linea con lo que está pasando a nivel global y donde Europa parece ir a la cabeza: poner atajo (o intentar) al uso indiscriminado de datos personales por parte de entidades privadas y muchas veces, sin que los dueños de esos datos lo sepan.