NASA le responde a Elon Musk: no sería buena idea bombardear Marte

NASA le responde a Elon Musk: no sería buena idea bombardear Marte

Elon Musk propuso lanzar una bombas sobre Marte para terraformar la atmósfera. La NASA publica un estudio donde prácticamente le dice a Musk "ya 100tese, ceñora".

¿Recuerdan hace tres años cuando Elon Musk propuso lanzar bombas de fusión sobre Marte? Pues la NASA se tomó bastante tiempo, pero por fin le ha respondido científicamente al excéntrico ejecutivo.

Resulta que la agencia espacial financió un estudio, recién publicado en la última edición de Nature Astronomy. En donde confirma que la idea de Musk no es la más funcional para su objetivo planteado.

Tesla Motors elon Musk

El proyecto original de Elon buscaba lanzar bombas de fusión a los polos de Marte; una tras otra cada pocos segundos.

Todo con la finalidad de terraformar la atmósfera del planeta rojo. Con la creación de dos soles intermitentes que pudiesen descongelar el dióxido de carbono presente en el entorno; para transformarse en gas, atrapar el calor y calentar la superficie.

Toda esta mezcla, en teoría, generaría condiciones más óptimas para que habiten los humanos. Pero el plan de Musk tiene una falla vital.

NASA Marte Elon Musk

Según el estudio de la NASA, Marte ni de broma cuenta con el suficiente dióxido de carbono atrapado en su superficie para que el bombardeo funcione.

En la actualidad el agua líquida no se puede formar en la superficie de Marte. Ya que se congela o se evapora. Al aumentar la presión y la temperatura en el planeta podría cambiarse ese ciclo.

Pero según los cálculos de la NASA, al detonar las explosiones y liberar todo el dióxido de carbono de los polos, la presión atmosférica solo incrementaría apenas un 1,2%.

Incluso si se volara toda la superficie de los polos para liberar el CO2 atrapado en las rocas y en el suelo, la cifra sólo llegaría al 7%.

Una cantidad absolutamente insuficiente para generar mejores condiciones. Y para ese momento buena parte del planeta ya estaría fastidiado.

Una vez más comprobamos que Elon Musk no siempre tiene la razón.