NASA habría quemado por accidente evidencia de vida en Marte hace 42 años

NASA habría quemado por accidente evidencia de vida en Marte hace 42 años

Esto sucede cuando utilizas gases flamables para recolectar muestras.

La NASA hizo historia cuando confirmó la existencia de vida orgánica en Marte; hace poco más de un mes. Sin embargo, una nueva investigación sugiere que es un hallazgo que tardó 42 años en corroborarse; debido a un error cometido por la agencia espacial.

El proyecto, publicado en el Journal of Geophysical Research, reconstruye a fondo las misiones Viking 1 y Viking 2 realizadas entre 1975 y 1976.

Estas sondas originalmente tendrían una estadía breve en el planeta rojo. Pero al final terminaron habitando el astro por más de seis años.

Marte

Tiempo en el que recolectaron datos, fotografías, mapeos de todo Marte y muestras para comprobar la existencia de vida.

Como bien se sabe en aquellas misiones no se encontró nada concluyente sobre eso último. Pero todo podría haber sido parte de un error grave cometido por la NASA.

Resulta que la investigación afirma que los módulos de aterrizaje del Viking utilizaron una sal muy flamable conocida como perclorato; a través de sus instrumentos de gas para calentar muestras y liberar vapores; que luego serían examinados con otro proceso adicional para comprobar la existencia de material orgánico.

NASA demuestra el poder de su reactor KRUSTY para misiones a Marte

Pero no encontraron nada en esas pruebas segundas que sugiriera la existencia de vida en Marte. A diferencia del Curiosity que detectó clorobenceno, al soltar la misma sal. Sin necesidad de analizar a profundidad las muestras en laboratorio. Contando con esa reacción inmediata como evidencia de la existencia de materia orgánica.

El punto delicado es que al estudiar los datos de las misiones Viking; sucede que los astronautas de la NASA también habrían encontraron material orgánico. Pero al parecer calentaron el perclorato en las muestras y con eso destruyeron también la frágil evidencia de vida.

Es una de las conclusiones de la investigación. Pero los propios autores del proyecto están divididos sobre la situación.

Aunque explicaría perfectamente por qué en 1976 no se descubrió vida en Marte.