Encontraron la momia de un niño en México, esto es lo que se conoce hasta ahora

Encontraron la momia de un niño en México, esto es lo que se conoce hasta ahora

Un grupo de antropólogos de la INAH han anunciado el descubrimiento de una momia de un pequeño niño en una cueva de Tamaulipas, México.

El Instituto de Antropología e Historia (INAH) ha anunciado un nuevo descubrimiento en el estado de Tamaulipas, México. Cerca de la ciudad de Victoria, capital del estado, un equipo de antropólogos exploraba la cueva La Escondida, cuando encontraron un conjunto de cavidades con potencial arqueológico. Dentro de uno de estos, se descubrió un fardo funerario de petate intacto, y dentro de él, los restos momificados de un pequeño niño.

Dentro del fardo, se encontraba una ofrenda en forma de una cesta de material vegetal, 756 semillas de encino, 52 olotes de una especie antigua de maíz y cuatro tallos de calabaza. Sobre el fardo, se encontró una vasija de cerámica, la cual había sido colocada de manera invertida.

Jesús Ernesto Velasco González, antropólogo físico e investigador del INAH, informó que la momia fue identificada por medio de una tomografía (TAC) aplicada al fardo encontrado. La momia muestra características de un niño de aproximadamente un año y medio de edad, de acuerdo al crecimiento de sus dientes y el desarrollo de sus huesos. El niño vestía ropa rudimentaria, un pendiente hecho de concha y otro pendiente de hueso.

Los investigadores de la INAH realizaron fechado por radiocarbono (AMS) para identificar la época a la cual es correspondiente el descubrimiento. Hasta ahora, se ha colocado el descubrimiento entre el año 1600 a.C. y el 1200 d.C. Es decir, pueden tener una antigüedad de entre 800 y 3600 años.

La importancia de la momia en la historia de México

La teoría que han formado los antropólogos es que la cueva se trata de un sitio que fue ocupado por distintos grupos durante una era de transición de nómadas cazadores-recolectores a una cultura sedentaria de cultivos y agricultura con tecnología de producción de alfarería y arquitectura. Dentro de la cueva también se han encontrado plantas y semillas cultivables, jarrones de cerámica y diversas herramientas.

La INAH ha trabajado desde el 2009 en La Escondida, y ahora se encuentran en una etapa de investigación en la cual desean identificar detalladamente que grupos ocuparon la cueva y en qué época. Todo por medio de estratografía del suelo de la cueva.

Estos descubrimientos son la prueba que buscaban los miembros de la INAH para definir cuándo fue que el sedentarismo se desarrolló en los nativos de la región del norte de México. De acuerdo a ellos, la agricultura existió mucho antes de que el sedentarismo se desarrollara.