Hyrule Warriors en Nintendo Switch es un juego solo para fans [FW Labs]

Hyrule Warriors en Nintendo Switch es un juego solo para fans [FW Labs]

El mismo juego de Wii U, ahora con todo el contenido y algunas leves mejoras técnicas.

Por sus características, los juegos en el género musou pueden ser casi un gusto adquirido. Ahora bien, es posible que alguien nunca haya leído o escuchado la palabra antes, así que vale una explicación rápida: los musou son juegos donde se combate en arenas semi abiertas contra cientos de enemigos a la vez, atacando de manera sencilla con un par de botones y eventualmente enfrentando a un jefe hasta derrotarlo y así pasar a la siguiente arena.

El tipo de juego se popularizó gracias a la serie Dynasty Warriors de Koei Tecmo, pero su popularidad (es la serie más vendida de la compañía) hizo que otras franquicias se interesaran en spin offs calcando un modelo de juego similar. Y así, aparecieron juegos como One Piece Pirate Warriors, Kamen Rider Battride War, Dragon Quest Heroes, Fire Emblem Warriors y también Hyrule Warriors, que llegó primero a Wii U, luego a 3DS y ahora es el turno de Nintendo Switch.

Hyrule Warriors

Hyrule Warriors en Switch es básicamente el mismo juego que ya conocíamos de hace unos años, en el que se toma el papel de algún personaje de la serie The Legend of Zelda y se combate en arenas temáticas, con enemigos temáticos. ¿Los jefes? También temáticos. Y hasta los objetivos a cumplir en los diferentes niveles tienen que ver con "algo" de la franquicia de Zelda.

Vale mencionar hasta el cansancio que el esquema de juego no tiene mucho que ver con el de los Zelda tradicionales, por si alguien se confunde un poco o solo viendo la caja en una tienda piensa que se trata de algo mucho más relacionado a las aventuras de Link en esos juegos. Porque el apellido de Warriors revela exactamente el tipo de juego que es: un hack'n slash simple donde el fin es no marearse con historias complejas ni enrevesadas, sino simplemente ir limpiando zonas dentro de cada arena y seguir al pie de la letra los objetivos de cada una.

A sabiendas de que el sistema de juego es super simple, cada musou temático de la serie Warriors ha incluido algo diferente, no tanto como para diferenciarse del resto o salirse del género, pero sí para darle algo extra a cada título. En Hyrule Warriors viene un modo especial basado en los mapas de juegos antiguos, donde cada "pantalla" de esos mapas es un nivel que hay que limpiar en dentro del límite de tiempo.

En cuestiones específicas de esta versión para Switch, se agregó un sistema de selección de personajes instantáneos en cada batalla. Esto cumple con dos finalidades: una, la de darle algo de variedad al combate en sí (los personajes tienen algunas diferencias en el modo de pelear, además de la progresión independiente por niveles). Y la otra función extra es la de poder enviar a esos personajes que no se están utilizando a diferentes parte del mapa y luego cambiar al vuelo, de forma que ir de una esquina del escenario a otra no sea un proceso tan tedioso.

Porque a la larga, los musou sí se convierten en algo tedioso. Terminar uno es un ejercicio de repetición que después de cinco horas se hace algo cansino y por eso creo que este tipo de juegos apuntan a un nicho bien específico de gente que realmente vibra con ellos. ¿Y el resto? Para todos los demás, seguramente se trata de juegos insípidos que no ofrecen nada muy interesante ni de jugar ni de experimentar.

Hyrule Warriors cooperativo

Dicho lo anterior, Hyrule Warriors en la Switch tiene la ventaja de poderse jugar en modo portátil y en sesiones cortas, lo que para este juego es bastante apropiado. Además, en la pantalla pequeña el juego se ve algo mejor que en la grande del televisor, donde se le notan los años, amén de que no se ofrece ninguna mejora técnica sustancial respecto a la versión de Wii U.

Es cierto que no es primera vez que este juego existe en formato portátil (salió antes en 3DS), pero quizás la versión de Switch sea superior ya que permite pantalla dividida para dos jugadores simultáneos y el framerate en general es algo más alto que en el original, lo que siempre es de agradecer. Además viene con todo el DLC de las versiones anteriores incluido desde la caja.

Hyrule Warriors, repito, no es el Zelda tradicional. No se equivoquen al pensar en que se trata de un nuevo episodio en la serie principal o un juego que reviente el concepto de musou. No, Hyrule Warriors tiene más de Warriors que de Zelda y eso, sin lugar a dudas, le va a caer como anillo al dedo a los amantes de los Warriors. Para las aventuras tradicionales con ocarinas, barcos y trifuerzas hay otros juegos.

Hyrule Warriors está disponible ya en Nintendo Switch. Copia de revisión facilitada por Nintendo.