Huracanes habrían modificado la apariencia de una especie de lagartos

Huracanes habrían modificado la apariencia de una especie de lagartos

Lagartos pertenecientes a islas del Caribe que sobrevivieron a la temporada de huracanes de 2017 habrían desarrollado almohadillas de los dedos más grandes.

La temporada de huracanes de 2017 en el Océano Atlántico fue la quinta más activa desde que comenzaron los registros en 1851. Cientos de muertes y millones de dólares en daños materiales dejó el paso de los huracanes Harvey, María e Irma. Las tormentas no solo impactaron la vida humana en la zona, sino también la anatomía de una especie de lagartos.

Una investigación publicada en Nature se enfoca en lo sucedido en las Islas Turcas y Caicos en el Caribe. Allí, la especie de lagartos endémica, llamada Anolis Scriptus, tuvo cambios en los cuerpos de sus individuos. Esto se registró justo después de que los huracanes golpearan la región a mediados de 2017.

Los hallazgos son sorprendentes porque parece que los cambios fueron influenciados por el el clima. Se estaría hablando de la selección natural aplicada de una forma anormalmente rápida.

Huracanes habrían modificado la apariencia de una especie de lagartos

¿Selección natural?

Un investigador de la Universidad de Harvard estaba en las islas estudiando las especies locales. Él, llamado Colin Donihue, estaba participando en un proyecto a largo plazo para eliminar especies invasoras. Sin embargo, en septiembre el huracán Irma hizo su aparición y se tuvo que suspender la actividad.

A pesar de que la prioridad del gobierno local fuera reestablecer los servicios básicos después del desastre, se permitió que el equipo científico regresara al lugar a actualizar los datos que se tenían previamente. Como era de esperarse, la población de lagartos había disminuido drásticamente.

Fue un trabajo duro encontrar a los reptiles, pero se logró obtener una muestra de al menos 100 de ellos. A cada uno le midieron sus extremidades, la longitud de su cuerpo y las almohadillas presentes en sus patas. Acto seguido se hizo una comparación con los datos anteriores.

Encontraron que los supervivientes tenían patas delanteras más largas y los huesos largos de las traseras más cortos. Además, las almohadillas de sus patas eran más grandes que los de la población que había antes de los huracanes.

Los científicos explicaron que posiblemente los huracanes movieron a los demás lagartos a otras islas vecinas. No obstante, creen que la mayor posibilidad fue la selección natural haciendo su trabajo. Así lo confirma el biólogo Jonathan Losos:

Aún así, la selección natural inducida por huracanes parece ser la mejor explicación para estos hallazgos.

Estas formas habrían ayudado a los lagartos a tener un mejor agarre y resistir a los poderosos vientos. Según los investigadores, nunca antes se había documentado un proceso de selección natural de estas proporciones.