Dos iPhones sobrevivieron casi intactos a caídas de cientos de metros de altura

Dos iPhones sobrevivieron casi intactos a caídas de cientos de metros de altura

Dos iPhones, dos caídas, 0 pérdidas.

Esta semana tuvimos un par de historias muy curiosas. En las dos tenemos al mismo protagonista: un iPhone con una dueña algo descuidada que lo deja caer desde varios metros de altura. Lo interesante es que a pesar de las caídas tan altas, ambos celulares pudieron seguir funcionando sin muchos daños aparentes.

Dos iPhones sobrevivieron casi que intactos a caídas de cientos de metros de altura

Un columpio muy alto

Comenzamos en Orlando, Florida. Allí se encuentra el Starflyer, una especie de columpio de gran tamaño en el que sus ocupantes giran alrededor de una torre de unos 150 metros de altura. Sin duda es un lugar que puede causar mucha emoción y vértigo al tiempo.

Es común que la gente se suba a grabar las expresiones de sus acompañantes. Eso fue lo que hizo Cansel Yildirim, quien grababa  su cara y la de otro hombre con su iPhone 7 Plus cuando este se le resbaló de las manos. Pocos segundos pasaron cuando el teléfono chocó contra el suelo pero siguió grabando sin ningún problema.

Poco después encontraron el celular con la aplicación "Buscar iPhone".  Yildirim asegura que el equipo no tenía ni siquiera llevaba carcasa pero aún después del golpe funcionaba con normalidad.

De la avioneta al maizal

Dos mujeres estaban volando en una avioneta en el estado de Iowa, EEUU. Una de ella empezó a tomar fotos con su iPhone sobre los alrededores cuando una ráfaga de viento le arrebató el teléfono de las manos.

Tenía el teléfono entre mis manos. Lo moví un poco hacia afuera y entonces el viento se lo llevó. Mire hacia abajo y solo habían maizales allí.

Cualquiera diría que caídas desde más de 300 metros terminarían destruyendo un celular. Sin embargo, este no fue el caso pues al poco tiempo la dueña fue a buscarlo con la misma aplicación antes mencionada. Al llegar al lugar y llamar a su número, el teléfono simplemente sonó y lo encontraron sin casi ningún rasguño.

Parece que en ambas caídas hubo un buen 'golpe' de suerte. La razón es que los iPhones pueden haber caído en medio del pasto, lo que posiblemente amortiguó un poco la caída. Aún así es probable que la próxima vez estas personas se lo piensen dos veces antes de usar su celular a tan grandes alturas.

(¿O tal vez serán indestructibles?)