El calentamiento global acabará con las abejas alrededor del mundo, y sin ellas, seguiremos de cerca los humanos

El calentamiento global acabará con las abejas alrededor del mundo, y sin ellas, seguiremos de cerca los humanos

Si no hacemos algo para mejorar las cosas, el calentamiento global acabará con las abejas alrededor del mundo, y el ecosistema cambiará para mal.

La terquedad humana nos ha traído grandes problemas en los últimos años. Nuestra constante explotación de recursos no renovables agota rápidamente nuestras reservas de combustibles, la carrera por estar siempre comodos ha llevado a las industrias a producir más productos desechables que lastiman al medio ambiente. Cambiamos de celular cada que hay uno nuevo. ¡Seguimos usando popotes! (¿Qué nadie piensa en las tortugas?).

Sea como sea, nuestra imparable contaminación ambiental se ve reflejada en lo que ahora llamamos “Calentamiento Global”. Y si no se hace un esfuerzo conjunto entre todas las naciones de la tierra, esto se va a poner mucho peor de lo que ya está.

Investigadores de la Universidad del Noreste de Illinois, en Estados Unidos, realizaron un estudio acerca de la relación entre este fenómeno y la desaparición de las abejas. De acuerdo a los resultados, se predice que la gran mayoría de las diferentes especies de abejas en el planeta desaparezcan por completo de todos los continentes de la Tierra en los próximos años.

Paul Caradonna y los demás investigadores de la universidad lograron deducir que la causa sería el calentamiento global, gracias a un experimento que realizaron en un área montañosa de Arizona. Creando algunas colmenas artificiales (con abejas que ya tenían bajo su cuidado), decidieron estudiar cómo afecta la temperatura interna de las estructuras a la fisiología de las abejas. Pintaron la mitad de las colmenas de negro, para que pudieran calentarse, mientras que al resto las pintaron de blanco, para promover un ambiente más fresco.

Creación de colmenas

Al plazo de dos años, casi todas las abejas en las colmenas negras murieron, 35% el primer año, 70% de las sobrevivientes el segundo. Aquellas en las colmenas blancas sobrevivieron en un 98%.

El final de las abejas

Dentro de las colmenas, existió una razón por la cual aquellas en una colmena más cálida murieron: Tan solo unos grados de diferencia fueron suficientes para confundir la fisiología de las abejas. Durante el invierno, el calor no les permitió hibernar correctamente, quemando sus reservas de grasa y alimentos más rápido de lo común. Al llegar la primavera, aquellas abejas que sobrevivieron se encontraban debilitadas y hambrientas.

Si las temperaturas de nuestro planeta aumentan, la situación puede ser catastrófica. Aunque no lo parezca, las abejas forman una parte fundamental en el ecosistema que nos permite a nosotros vivir de la manera en que lo hacemos. Las abejas son uno de los principales organismos que fomentan la polinización de las plantas alrededor del mundo. Sin ellas, la polinización dejaría de ocurrir tan efectivamente, terminando con cultivos y con la propagación de vida vegetal en el planeta.

Lentamente esto causaría una reacción en cadena: sin plantas, algunos animales no encontrarán comida. Sin estos animales, los depredadores pasarán hambre. Estos depredadores fomentan la migración y diversidad biológica. Sin migración, la polinización pierde toda manera de ocurrir. En fin, poco a poco, el ecosistema cambiará de una manera de la cual será muy difícil regresar.

Así que, piensa dos veces antes de iniciar tu auto. Busca maneras de reducir la contaminación que causas, porque no solo las tortugas necesitan de tu ayuda. Y piensa dos veces antes de aplastar esa abeja molesta. Ella te está haciendo un favor a ti.