El primer nanosatélite de Chile cumple un año en el espacio: ha dado 5.560 vueltas a la Tierra

El primer nanosatélite de Chile cumple un año en el espacio: ha dado 5.560 vueltas a la Tierra

Suchai-1 mide solo de 10 cm2 y se ha llevado todos los honores. Fue creado por la Universidad de Chile.

Hoy se celebra oficialmente el cumpleaños del Suchai-1, desde su lanzamiento el 23 de junio del 2017 en India. El pequeño cubo ha cumplido todas las expectativas de los científicos que le dieron vida en Chile.

El nanosatélite de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile lleva un año orbitando la Tierra. Esto ya es meritorio en sí mismo, aunque las cifras son aún más llamativas: ha dado 5.560 vueltas a la Tierra, o sea, un promedio de 15 vueltas diarias.

En su tiempo, ha tomado 180 fotografías y transmitido 80 MB de información. Nada mal, para este pequeño aparato de 10 cm2. Carlos González, investigador del Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria (LEEP) de la FCFM, mencionó en un comunicado los logros y trabajos vinculados al nanosatélite:

Se están validando modelos para estimar la degradación de las baterías a medida que pasa el tiempo; se ha logrado realizar mediciones de las variaciones de la ionósfera en Sudamérica, donde hay una anomalía en la atmósfera, que se suman a los obtenidos por laboratorios de EE.UU., Perú y Alaska, por ejemplo.

En electrónica fuera del equilibrio, se ha obtenido mucha información sobre cómo se deberían diseñar y fabricar experimentos que van a ir a órbita y cómo mejorar los próximos nanosatélites.

El Suchai-1 fue creado con un presupuesto de USD $300.000 en la Facultad. Tras un año en el espacio también se hacen evaluaciones sobre las complicaciones que ha debido abordar:

Se vio enfrentado a una de las tormentas solares más extremas, en septiembre del año pasado, que afectó a muchos satélites, por lo cual estuvo tres días sin funcionamiento. En marzo de este año también perdimos contacto porque, producto de factores externos fallaron las baterías y, por ende, el procesador, no permitiendo resetear el satélite. Perdimos contacto por cinco días, pero como estaba programado, el software se dio cuenta de que tenía un problema y se reseteó solo.

Ahora, los científicos están trabajando en dos nuevos nanosatélites: los sucesores Suchai II y el Suchai III.