Triste día: Murió Koko, la gorila que "hablaba"

Triste día: Murió Koko, la gorila que "hablaba"

The Gorilla Foundation, quien cuidaba de Koko, tristemente anunció que la gorila que hablaba falleció a sus 46 años de edad. Conoce un poco acerca de ella.

La noche de ayer, a las 23:41 hrs, The Gorilla Foundation, la organización que albergaba a Koko y otros gorilas, anunció por medio de un tweet la muerte de la gorila Koko a sus 46 años de edad, quien era famosa por haber adquirido la habilidad de comunicarse por medio del lenguaje de señas americano.

Koko, en el mundo de la ciencia, fue uno de los casos más importantes en la comprensión de los primates no humanos. Nos ayudó a entender las capacidades intelectuales y emocionales de estas especies de una manera que jamás había sido posible anteriormente. Desde su nacimiento el 4 de Julio de 1971, formó parte de un estudio por la psicóloga Penny Patterson, quien le comenzó a enseñar el lenguaje de señas desde la infancia de la gorila. A través de su vida logró aprender 1,000 señas diferentes, de las cuales, 600 los utilizaba constantemente para lograr comunicarse con sus cuidadores.

La vida de Koko a través de los años

Originalmente ubicado en el Zoológico de San Francisco, el proyecto de la doctora Patterson se convirtió en uno de los experimentos más famosos dentro del mundo de la biología, obteniendo enormes cantidades de atención de parte de revistas como National Geographic.

El grupo The Gorilla Foundation se formó para cuidar y albergar a Koko en 1976, pero fue adquiriendo el cuidado de otros gorilas, a quienes también se les enseñó el lenguaje de señas. Al día de hoy, un gorila macho llamado Ndume acompañó a Koko como compañero desde su entrada a la fundación en 1991.

Koko era capaz de comprender conceptos que generalmente se pensaban solo los humanos eran capaces de conocer, como la muerte, nacimiento y pertenencia social. Una de sus curiosidades más famosas era su cariño hacia los gatos.

Sentimientos de amor y pérdida

Koko disfrutaba leer libros con imágenes basados en “Los Tres Gatitos” y “El gato con Botas” tanto, que en 1983 comenzó a pedir un gato mascota. Rechazó gatos de peluche que se le regalaron como sustitutos utilizando la seña para “triste”. Después de un tiempo, se le permitió tener un gato real como mascota. Cuando se lo entregaron repetía la seña de “bueno” una y otra vez, claramente feliz. Lo nombró “All Ball” con señas, y jugaba con el hasta que el gato se hartaba y se le escabulle de entre los brazos, a lo que ella señalaba “molesto” y “gato”.

All Ball fue golpeado por un auto después de seis meses de vivir con Koko, y esto causó mucha tristeza en la gorila, quien expresó los signos “gato”, “llorar”,”tener-perdón” y “Koko-amor”.

Durante su vida, logró conocer a varias celebridades, a quien ella llamaba amigos. Al conocerles les adoptó, y cada que la visitaban mostraba felicidad, pues incluso después de años y cambios físicos lograba reconocerlos. Uno de estos famosos fue Robin Williams, quien en 2001 pasó un tiempo con Koko.

Verdaderamente, la muerte Koko se trata de una pérdida enorme para el mundo, no solo desde un ángulo científico, sino por su personalidad e inteligencia. Al momento de publicación de esta nota, The Gorilla Foundation no ha anunciado nada más acerca de la situación.