Esta monstruosa supercomputadora podría tener a cargo la energía nuclear de EE.UU.

Esta monstruosa supercomputadora podría tener a cargo la energía nuclear de EE.UU.

Se llama Astra y afirman que puede ofrecer hasta 2.3 PFLOP de rendimiento.

Velocidad y eficiencia para el manejo de grandes cantidades de datos. Esos son parte de los factores que han llevado a la inclusión de una supercomputadora ARM a probar su efectividad para administrar las reservas de energía nuclear de los Estados Unidos.

La firma Hewlett Packard Enterprise venía hace tiempo dando señales de la construcción de este mounstroso computador con el proyecto The Machine y este año se ha concretado. El nombre de la súper computadora es Astra (mero alcance de nombre con Astra Linux), y es la la supercomputadora más grande basada en ARM que se haya fabricado.

El proyecto fue desarrollado junto al Departamento de Energía de Estados Unidos, y actualmente está siendo adoptado por el Sandia National Laboratory, entidad cuya misión es mantener la fiabilidad y la garantía de los sistemas de armas nucleares.

¿Qué es lo impresionante de todo esto? Utiliza procesadores Cavium ThunderX2 ARM de 28 núcleos. Este chip ARM ofrece velocidades de memoria 33 por ciento más rápidas que muchas CPU x86. Astra se basa en el sistema Apollo de HPE y está compuesto por más de 145,000 núcleos totales. De hecho, HPE afirma que Astra puede ofrecer 2.3 PFLOP de rendimiento, lo que lo convierte en uno de los 100 mejores supercomputadores más rápidos del mundo.

La clave del rendimiento se basa en que cada una de las CPU del sistema tiene acceso directo a una gran cantidad de memoria interna, lo que hace que la información fluya de una forma mucho más eficiente.

La nueva supercomputadora es parte de la plataforma experimental para la investigación nuclear en Sandia Labs, aunque todavía se está evaluando si un sistema basado en ARM puede manejar todas las simulaciones físicas que Sandia realiza a diario.

James Laros, de Sandia Labs, dijo a Engadget, que aún están evaluando los riesgos: “Con cualquier arquitectura de hardware nueva, habrá desafíos y brechas de software. Esperamos que Astra esté a la altura para abordar estos problemas”, dijo al medio.