Solo: A Star Wars Story tiene algunos problemas [FW Opinión]

Solo: A Star Wars Story tiene algunos problemas [FW Opinión]

SIN SPOILERS. Vimos Solo: A Star Wars Story y... va a causar polémica.

Llegó el momento temido. Se ha estrenado Solo: A Star Wars Story. Tuvimos oportunidad de ver la película en la función de medianoche y tenemos que compartirles aquí nuestras impresiones de esta cinta que provocará demasiado ruido en la red.

Hace un par de semanas fue la premier mundial de la cinta y las primeras reacciones resultaron bastantes positivas. Todo a pesar de los complicados antecedentes de la producción.

Se veía venir

Solo

Solo: A Star Wars Story fue víctima de un caso atípico. Phil Lord y Christopher Miller. Directores de The LEGO Movie y otras cintas de joven culto fueron elegidos para encargarse de este proyecto.

Juntaron un reparto interesante, iniciaron las grabaciones, y luego llegó la crisis. La película estaba a punto de cerrar con las filmaciones cuando Lucasfilm, Kathleen Kennedy y compañía decidieron despedir abruptamente a los cineastas.

La causa del movimiento: al parecer la pareja grabó una comedia llena de improvisaciones en los diálogos. Y el tono obtenido distaba mucho de lo que quería la productora.

Ron Howard tuvo que entrar como director emergente y todo apunta a que habría regrabado una porcentaje importante de toda la película.

Lo que vimos en la sala de cine es resultado de todo ello.

¿Solo está rota?

Solo: A Star Wars Story

ALERTA SPOILER: no hablaremos de nada que no se haya visto en los avances cinematográficos. Pero es prudente tener discreción con la lectura si quieren presenciar con sus propios y sin contexto lo que terminaron haciendo con esta cinta.

Los comparativos entre esta película y Rogue One: A Star War Story era obvios. Ambos filmes pasaron un complicado proceso de post-producción y tuvieron a un director emergente parchando todo lo hecho antes. Pero el resultado final entre ambas aventuras se siente a ratos como diametralmente opuesto.

Ahí donde Rogue One se sintió certera, fresca e interesante, Solo se muestra maquinal, muy apurada y casi genérica.  Con una marcada obsesión por conectar con el nuevo universo expandido. Incluso con detalles, artilugios y guiños del Episodio VIII. 

El cambio de director en un punto tan adelantado tuvo un impacto que es visible. Sobre todo en la narración de la trama. Que se siente en un permanente fast-forward. Pero eso no la vuelve un desastre absoluto.

Solo: A Star War Story es muy entretenida, como también es mecánica. Pero hay que ser honesto. Todo está en su lugar.

Todo sucede cuando tiene que suceder y la evolución de su historia es tan obvia como el patrón de un libro para colorear.

Al momento de escribir esto la historia comienza de su recepción entre el público comienza a parecerse a la de The Last Jedi vista hace algunos meses.

En Metacritic cuenta con una calificación de 63 por parte de los medios. Pero los usuarios han iniciado con las evaluaciones en descenso, para posicionarla ahora sobre el 5,2.

Aún así, hay muchas cosas dignas de destacarse.

 

Donald Glover lo mejor

Solo: A Star Wars Story

Eso no vuelve a Solo en una mala película. Pero tal vez sí en algo casi indistinto, casi olvidable tan pronto se abandona la sala de cine.

Donald Glover se roba cada escena como la encarnación más joven y pansexual de Lando Calrissian. De hecho es lo que funciona mejor en toda la cinta y se comprenden las intenciones de generar una nueva saga de aventuras enfocadas mejor en él.

Mientras que Alden Ehrenreich tiene un registro con algunos aciertos grandes y algunos fallos; que termina al final con un balance positivo.

En ese sentido no encaja perfecto en el papel como Robert Downey Jr. con Tony Stark/Iron Man. Pero definitivamente no es un fiasco inconexo como el Joker de Jared Leto.

Woody Harrelson como Tobias Beckett por otra parte resulta ser el personaje más profundo y mejor desarrollado. Lo que lo vuelve tremendamente interesante cada que sale a cuadro.

Los demás personajes nuevos son un poco estereotipados para la función que deben cumplir en la historia. Pero no llegan a ser un punto de conflicto y se integran bien para lograr su cometido.

A bad feeling about this

Lando Solo: A Star Wars Story

Seguramente se abrirá otra vez ese debate sobre lo que Disney está haciendo con estos personajes y cómo los está trasladando a las nuevas generaciones. Donde los puristas tomarán una posición muy marcada.

Pero aún así, Solo apuesta por encontrar su propio público. Por entretener y volverse una pieza memorable para aquellos con los que conecte. Aunque tal vez no a los niveles transgeneracionales que la trilogía que inició todo esto.

El problema es que estamos hablando de Star Wars. Y luego de The Last Jedi nos queda la franca preocupación de que este vaya a ser el rumbo que tome la franquicia en el futuro.