NASA demuestra el poder de su reactor KRUSTY para misiones a Marte

NASA demuestra el poder de su reactor KRUSTY para misiones a Marte

Este reactor nuclear sería la clave para lograr misiones de exploración de larga estadía.

La NASA vive un momento extraño. Por un lado su nuevo administrador parece no tener idea de lo que hace; en paralelo que los proyectos iniciados hace tiempo, de cara a la futura misión espacial a Marte, han comenzado a rendir interesantes frutos. Tal es el caso del reactor KRUSTY.

El Kilopower Reactor Using Stirling Technology (KRUSTY) es un nuevo dispositivo de generación de energía, capaz de alimentar futuras misiones de exploración que exijan largos periodos de  viaje o estadía en planetas o astros lejanos. Tal como lo muestra la Agencia en su más reciente video:

El reactor KRUSTY según afirma la NASA es una plataforma segura y eficiente; capaz de generar una gran cantidad de energía, hasta 10 kilovatios de potencia eléctrica, gracias a su sistema de fisión.

Con esa cantidad de poder, la Agencia podría asegurar largos periodos de traslado y el mantenimiento operacional de las instalaciones y habitats de los exploradores en otros planetas. Por periodos de hasta diez años.

Una nueva era

NASA demuestra el poder de su reactor KRUSTY para misiones a Marte

Marc Gibson, líder del proyecto que ha dado origen al reactor KRUSTY asegura que esta tecnología abriría nuevas posibilidades en los proyectos de exploración de la NASA:

KRUSTY nos da la capacidad de realizar misiones de mucho mayor poder y de explorar los cráteres ocultos de la Luna. Cuando comencemos a enviar astronautas para estadías prolongadas en la Luna u otros planetas, eso requerirá una nueva clase de poder que nunca antes habíamos necesitado.

Gibson plantea utilizar cuatro unidades para alimentar una instalación avanzada en cualquier planeta o estrella.

Mientras que un sólo reactor KRUSTY solucionaría los problemas energéticos en una misión a la Luna, donde la dependencia a la energía solar es un problema; ya que la noche lunar dura el equivalente a 14 días en la Tierra.

El prototipo actual del KRUSTY es diminuto. Tiene las dimensiones aproximadas de un rollo de toallas de papel para cocina. Pero es la clave para el futuro de la exploración espacial.