México: Hablando de ciberseguridad, ¿las elecciones presidenciales serán realmente seguras?

México: Hablando de ciberseguridad, ¿las elecciones presidenciales serán realmente seguras?

En México se conocen muchos clásicos de las elecciones; uno de ellos es el infame "se cayó el sistema". Pero, ¿esta vez qué tan a salvo estamos en ese sentido?

Las elecciones en México están a la vuelta de la esquina; pero queda una pregunta en la mente de muchos mexicanos: ¿qué tan seguros estamos esta vez? Esto, obviamente, hablando en cuanto a ciberseguridad. Por ejemplo, ¿realmente un ataque de hackers podría ser grave durante los comicios? ¿Qué tan preparados estamos para evitar que no suceda?

México: Hablando de ciberseguridad, ¿las elecciones presidenciales serán realmente seguras?

 

Ciberseguridad y elecciones en México

La relevancia que cobró la ciberseguridad en los últimos años provocó que esté presente cada vez en más ámbitos, y los procesos electorales no son la excepción. Los comicios en México traen a la mente un sinnúmero de interrogantes; como por ejemplo saber si un ciberataque podría influir en los resultados electorales; y así alterar el rumbo político de una nación. En ese sentido; ESET Latinoamérica presenta algunas reflexiones sobre la Ciberseguridad en las elecciones.

Una tendencia global: La tecnología se ha convertido en un elemento inherente a las elecciones; sobre todo cuando el voto electrónico es utilizado para definir una contienda electoral. Es notoria la necesidad de aplicar cada vez más y mejores mecanismos de protección en este tipo de procesos.

Además, el uso de herramientas digitales para llegar a los votantes se ha convertido en un factor determinante en una elección; tal como lo muestra el reciente caso de Facebook y Cambridge Analytica; donde los datos de más de 87 millones de usuarios de la red social fueron recolectados a través de la aplicación “This is your Digital Life” y utilizados en campañas publicitarias y políticas durante las pasadas elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

El papel de la ciberseguridad: La tecnología resulta indispensable en el ámbito electoral; en estos procesos es fundamental proteger la infraestructura tecnológica involucrada, como las bases de datos y; en general, la información necesaria para este ejercicio democrático.

El objetivo final de la ciberseguridad en un proceso electoral es el de brindar certeza y confianza al electorado sobre los resultados de las votaciones; no solo al momento de contabilizar los sufragios, sino también en todas aquellas actividades previas y posteriores al escrutinio; especialmente cuando se pretende alterar el curso de las campañas políticas mediante malware, bots o ciberespionaje.

La desinformación en un click: Las noticias falsas tienen como objetivo desinformar y se propagan con facilidad y rapidez. Es importante que los votantes puedan discernir entre la veracidad o falsedad de la información que se propaga por Internet; así como de la importancia de formar criterios propios, basados en la información fidedigna. Si bien estas noticias no competen de forma directa a la ciberseguridad; sí se trata de un uso malintencionado de la tecnología, ya que las interacciones de índole político no son ajenas a las redes sociales; mucho menos cuando se utilizan estas plataformas como instrumento para perturbar campañas electorales mediante la propagación de rumores, noticias falsas y ataques masivos en contra de partidos políticos; candidatos o personajes públicos.

Ciberseguridad, un habilitador para la democracia: En los comicios, resulta necesario brindar confianza y certeza a los ciudadanos sobre los resultados electorales y el proceso en general. En este contexto, el papel de la ciberseguridad es fungir como un habilitador, es decir; brindar las condiciones necesarias para el ejercicio de la democracia, desde su ámbito de aplicación.