Así fueron los extraños mensajes que Rusia colgó en Facebook durante las elecciones de EE.UU.

Así fueron los extraños mensajes que Rusia colgó en Facebook durante las elecciones de EE.UU.

Más de 3500 avisos se pusieron en Facebook durante las elecciones, con sentidos en múltiples direcciones.

Antes de Cambridge Analytica se acusaba a Rusia de haber sido un factor determinante en las elecciones norteamericanas. La denominada “guerra informática” fue admitida incluso por autoridades norteamericanas y se llegó a la conclusión que más de 3500 avisos fueron colgados en Facebook.

Antes del uso masivo de datos de Facebook por Cambridge Analytica para orquestar la campaña de Trump, un factor realmente importante en su estrategia comunicacional, Rusia estaba en la palestra mediática. Demócratas dijeron que entre el 2015 y 2017 las visualizaciones de los anuncios contratados por el país alcanzaron 146 millones de usuarios.

No obstante los mensajes financiados por la Agencia de Investigación de Internet de Rusia (IRA) tuvo tintes bastante disímiles. La mayoría fueron mensajes incendiarios sobre temas altamente sensibles, como la inmigración, diversidad sexuales, racismo y el derecho a armas.

Por ejemplo, tal como consigna El País, en una página llamada "Ejército de Jesús", se colgó un mensaje diciendo: “Hillary es Satán, y sus crímenes y mentiras muestran su maldad”. La imagen del sitio era una tragicómica lucha entre Jesús y Satán.

También se colocaron mensajes mencionando Trump. En eventos contra la guerra en Siria se pudo leer mensajes del tipo: “Algunos creían que Trump retiraría a EE. UU. de las campañas militares inútiles y sangrientas. Pero lo que vemos solo aumenta la hostilidad”.

En otros posteos, se veían mensajes pro Obama, por ejemplo, mostrando una fotografía de él, junto a un grupo de africanos, con el título: “familia de Obama. Parte del padre”. El mensaje iba dirigido a los seguidores de Martin Luther King por los derechos civiles de los afroamericanos.

En todo caso, desde la CIA, el FBI y la NSA no escatimaron en dar su conclusión: “El objetivo era socavar la fe pública en el proceso democrático, denigrar a la secretaria Clinton y dañar su elegibilidad y potencial presidencia. Putin y el Gobierno ruso desarrollaron una clara preferencia por Trump”, dijeron.