Inesperado descubrimiento: científicos chilenos concluyen que cannabis medicinal no sirve y enviarán carta al Congreso

Inesperado descubrimiento: científicos chilenos concluyen que cannabis medicinal no sirve y enviarán carta al Congreso

En una investigación que tardó dos años y donde trabajaron 30 profesionales notaron que "el remedio es peor que la enfermedad". Ahora quieren detener el autocultivo con fines medicinales.

Que el remedio es peor que la enfermedad. Eso es lo que concluyeron respecto a la cannabis medicinal en la Fundación Epistemonikos, tras una investigación de dos años en la que trabajaron al menos 30 profesionales.

Tan categóricos son desde este organismo que enviarán una carta al Congreso, respaldadas por el Colegio Médico Nacional, de Santiago y otras 17 organizaciones y más de 45 investigadores con el objetivo de intentar cambiar el proyecto de ley que se discute actualmente y que pretende conseguir el autocultivo con fines medicinales.

Así al menos lo indica a Publimetro el doctor Gabriel Rada, presidente del directorio de esa fundación y académico de la Pontificia Universidad Católica.

"La investigación que estamos dando a la luz es la mayor revisión que se ha hecho en uso terapéutico de la cannabis y productos derivados a nivel mundial", sostiene.

No sirve para esclerosis múltiple

Asegura que para ello reunieron otros estudios hechos a nivel mundial sobre efectos del uso terapéutico de cannabis en, al menos, 80 enfermedades. Con toda esa info, hicieron "la síntesis más amplia en esta área y la conclusión es que no existe ninguna en donde esta tenga más beneficios que efectos adversos".

A grandes rasgos, las enfermedades fueron agrupadas en tres grupos. "El primero es donde hay evidencia que la cannabis no sirve. Aquí hasta nosotros mismos nos sorprendimos porque aparece la esclerosis múltiple".

Pese a que otros trabajos habían concluido lo contrario, al indagar mejor notaron que se estaba "viendo una proporción bastante pequeña de la investigación y por eso dedujeron que sí servía. Nos sorprendió ese resultado", reitera.

En el segundo grupo aparecen enfermedades donde la cannabis "podría tener un poco de beneficio, no un gran beneficio, pero donde los efectos adversos son mucho más. Ahí la enfermedad ícono es el dolor crónico en cáncer".

Ya en el tercer grupo se encuentran enfermedades "raras", poco estudiadas o bien "donde la conclusión es que todavía no se sabe si afecta o no, porque falta certeza".

Legislación

Las conclusiones van en contra de otras que han servido en Europa, por ejemplo, para que se regule la entrega de medicamentos en base a cannabis. ¿Por qué pasa eso? "Hay dos factores", dice Rada.

"Uno es que esta es la investigación más rigurosa y amplia que existe en el mundo y, dos, por el factor del tiempo. Muchas de esas decisiones en Europa se tomaron cuando había mucho menos información".

Por eso, con un tono más bien crítico indica que "no siempre la conclusión científica determina la creación de leyes. Sí puedo garantizar que ninguno de estos países aprobó lo que se quiere hacer en Chile. Se han aprobado derivados sintéticos de la cannabis, fármacos que nacen a partir de un procesamiento largo, pero no el autocultivo de una planta no procesada ni mucho menos el autocultivo con fines terapéuticos", sentencia.