Responsable de Cambridge Analytica expuso datos de tres millones de usuarios de Facebook

Responsable de Cambridge Analytica expuso datos de tres millones de usuarios de Facebook

Resulta que por años otra base de datos estuvo disponible para cualquiera.

El escándalo de Cambridge Analytica no termina aún. Mientras Facebook revela que encontró 200 aplicaciones que podrían poner en riesgo los información de sus usuarios; se descubre que hubo otro descuido de seguridad que expuso a millones de usuarios de la red social.

Un incendiaro reporte de New Scientist expone que un grupo de académicos de la Universidad de Cambridge distribuyeron irresponsablemente los datos de la aplicación de tests de myPersonality a cientos de investigadores a través de un sitio web.

El problema es que los filtros de seguridad de la página eran insuficientes. Por lo que cualquiera con el mínimo conocimiento o ingenío podía burlar los accesos; para robar los datos de más de tres millones de usuarios.

Mark Zuckerberg

No hay que culpar de todo a la academia. Los conjuntos de datos fueron controlados por David Stillwell y Michal Kosinski; miembros del Psychometrics Center de la Universidad de Cambridge.

Pero el punto de preocupación es la participación de Alexandr Kogan. Uno de los principales acusados en el escándalo de Cambridge Analytica; y que fungió como colaborador en el proyecto de myPersonality hasta el 2014.

El problema es que a lo largo de  cuatro años la base de datos estuvo alojada en un sitio con pocas medidas de seguridad. Se sabe que 280 personas, provenientes de 150 instituciones tuvieron acceso a estos datos.

Muchos eran investigadores académicos, pero también había empleados de compañías como Yahoo, Google y Microsoft.

Los datos son sensibles, ya que revelan detalles personales y no muy anónimos de los usuarios de Facebook, incluyendo los resultados de las pruebas psicológicas.

Existe la certeza de que más de seis millones de usuarios tomaron el test, y 3,1 millones aceptó (tal vez sin leer) compartir sus datos para los fines de investigación originales.

Aunque no se tiene la certeza de que toda la información haya sido robada y aprovechada para otros fines.