Los extorsionistas de México comienzan a llegar a Estados Unidos y eso es un problema

Los extorsionistas de México comienzan a llegar a Estados Unidos y eso es un problema

Los extorsionistas mexicanos, tras ver sus ganancias disminuidas, han decidido comenzar a atacar a ciudadanos estadounidenses, los casos suman miles por mes

Muchas personas de México ya conocen esta táctica que usan cientos de criminales para intentar obtener dinero: Te llaman a tu celular, y mientras te dicen que tienen a tu hijo o hija, en el fondo se escuchan gritos de “¡Auxilio! ¡Ayuda! ¡Págales papá!”. Tras años de estos intentos, muchos de nosotros hemos aprendido a simplemente ignorarlos. Después de todo, en lo personal ya me han secuestrado 6 hijos. Estos intentos pueden ser ridículos, pero son tan numerosos que de vez en cuando le funciona a los criminales.

Extorsionistas llegan a E.U.A.

Aunque aquí ya conocemos la manera correcta de reaccionar, pues se ha vuelto tan común estas extorsiones, en otros países aún causan pánico entre los afectados. En Estados Unidos ahora se reportan miles de casos cada mes en los que esta clase de criminales llaman y extorsionan a los ciudadanos americanos. Con llamadas que demandan el pago de un rescate, o más recientemente, compras por internet, estos extorsionadores ahora apuntan hacia un nuevo “mercado”.

Extorsionistas apuntan hacia nuevos territorios

Este tipo de crímenes siempre han existido en Estados Unidos, pero desde el 2015 los casos se han incrementado unos cuantos a miles cada mes. Ocurriendo más que nada en  áreas adineradas, estas llamadas se han vuelto comunes alrededor del país.

El caso es tan notable que el FBI se ha tenido que involucrar, advirtiendo a la población acerca de este tipo de llamadas, y ofreciéndoles el mismo consejo que nosotros ya conocemos bien: Cuelga de inmediato, y llama al ser querido que dicen tener secuestrado. Si esa persona no contesta el teléfono, comunícate con las autoridades locales.

Con un método en el cual no tienen que estar presentes los involucrados, el FBI se ha encontrado con solamente dos sospechosos hasta el momento. Una mujer en Houston, quien ayudaba a un prisionero de un reclusorio en la Ciudad de México a realizar las llamadas. Ambos extorsionistas apuntaban directamente a familias adineradas en el estado de California, con más de 50 extorsiones exitosas.

El problema se origina dentro de prisiones mexicanas

Esto ha demostrado que aunque se ha dicho muchas veces en México que se bloquearán las señales telefónicas dentro de los reclusorios, esto simplemente no ha sucedido. Tras indecisiones y peleas entre los gobiernos federales y locales, nadie ha tomado la responsabilidad de instalar y mantener los inhibidores de señal que se habían acordado sucedería desde el 2016.

algunos equipos confiscados

Aún en las cárceles en los que sí existen inhibidores de señal (supuestamente un 80% de las federales), se han reportado mas de 21 mil casos de celulares decomisados dentro de los reclusorios, recuperados de las manos de prisioneros que de alguna manera han logrado introducirlos. Estos reclusos, presuntos extorsionistas, aún si se les negara la señal telefónica, contarían con conexiones 4G, por lo que tienen acceso a internet dentro de las instalaciones que se supone los deben mantener alejados del mundo exterior.

Sin duda alguna, este tipo de crimen es deplorable, pero es tan fácil de hacer que miles de personas han caído víctimas. ¿Podrá el FBI hacer algo para detenerlo, a diferencia de las autoridades mexicanas?