El nuevo cómic chileno: Soñado, reconstruido y dibujado por mujeres

El nuevo cómic chileno: Soñado, reconstruido y dibujado por mujeres

Marcela Trujillo, Sol Díaz y Natalia Silva están dando una nueva fuerza al cómic en Chile, no sólo desde la mujer y lo femenino, sino que desde un nuevo paradigma social.

Los últimos meses, Chile ha sido escenario de varias marchas feministas, con petitorios de género que se convirtieron en prioridad obligada de la agenda nacional. Curiosamente, lo que más repercutió en el comentario generalizado fue el hecho de que en la marcha muchas de las chicas que protestaban lo hacían a torso desnudo. Los senos se convirtieron en el centro de la polémica, y todos opinaban sobre ellos. No es casualidad que la portada de la revista de cómics Brígida, que en sus páginas contiene obras de variados temas y estilos hechas solo por mujeres, sean un par de pechos colgando. Al igual que en las marchas, tras un par de pechugas hay mucho más de lo que se aprecia a primera vista.

En este contexto, el martes 29 de mayo se realizó el conversatorio “La mujer en el cómic: representación y presencia desde la mirada de tres ilustradoras” en la Universidad Diego Portales con una gran asistencia. El público pudo apreciar la interesante charla que se dio entre las panelistas invitadas Marcela Trujillo, Sol Díaz y Natalia Silva.

La instancia fue moderada por el profesor de la Cátedra Mujeres y Medios UDP, Álvaro Bisama, escritor, experto en cómics y hombre, que al comenzar la charla de manera muy elocuente dijo a los asistentes que intervendría poco ya que era muy importante que las invitadas hablaran más. Un panel de cómics donde las mujeres son mayoría no es algo común, y es muy valioso que suceda cada vez más.

Marcela Trujillo, más conocida por su seudónimo Maliki, es una de las primeras exponentes del cómic autobiográfico chileno, con una prolífica carrera desde los 90’s como artista visual, pintora e historietista. Autora de “El diario íntimo de Maliki 4 ojos” entre varios más, ha sido publicada en Revista Trauko, Big Magazie y The Clinic, por nombrar algunas. Junto a Sol Díaz, además, producen y conducen el podcast “La Polola” sobre cómic femenino. Ambas forman parte del equipo que gestionó Brígida.

“Lo que está pasando ahora con la revista Brígida es que estamos publicando a mujeres dibujantes y cada una tiene su tema, su estilo gráfico” dijo Marcela en el conversatorio. “Contamos una historia a nivel personal, a nivel colectivo y nivel país. Se trata de cómo las dibujantes estamos mirándonos a nosotras mismas, mirando el mundo. Cómo soñamos, lo reconstruimos y lanzamos líneas para llevarlo a alguna parte, de forma colectiva ojalá”.

A principio de este año Maliki hizo público en un programa radial un episodio de abuso de poder y acoso que vivió de parte de “Feroces Editores”. Ya había retratado el suceso en un cómic anteriormente, aunque sin nombres y apellidos, que sí reveló en la radio. Posterior a ese suceso, Marcela Trujillo ha trabajado, por casualidad, exclusivamente con editoras mujeres.

Maliki

“No las elegí, pero todo me ha resultado mejor con mujeres” contó a los asistentes, “Con la Sol sentíamos el obstáculo de que, por ejemplo, siempre que hablaban del cómic femenino eran hombres los que nos invitaban, entonces nos daba lata de que nosotras pudiéramos hablar solamente cuando ellos nos invitaran (…) entre broma y en serio dijimos “hagamos algo nosotras”. Hicimos el podcast y llevamos 2 años haciéndolo”.

Sol Díaz es autora del libro de humor gráfico “Bicharracas” del 2009, además de “¿Cómo ser una mujer elegante?” (2010) y “Sinnada”(2010) entre otros.

“En mi caso, nunca me han gustado los cómics de súper héroes. Por eso nunca me vi a mi misma como dibujante de comics, porque para mi dibujar cómics era hacer súper héroes, y como no me gustaba, sentía que no era parte de eso”.

Cuando Sol Díaz publicó Bicharracas asistió con un stand a la Feria de Cómics de la Plaza Brasil, “Ahí, al verme como dibujante de cómic y estar en un stand con libros, cachar a otros autores, algunos más independientes también, fue como abrir un tercer ojo “oye pero cacha, hay muchos más cómics acá, no solo de súper héroes” (…) Yo creo que esa primera instancia me ayudó mucho con esta diferencia que yo cargaba por hablar de temas femeninos, como la belleza, este tema de cómo nos vemos. Y como todo lo demás era “muy de hombre”, parecía ser una pequeña isla, entonces llamó harto la atención en ese minuto”.

Sol Díaz

La tercera panelista, Natalia Silva, es la más joven de las tres. Con su seudónimo Natichuletas, publicó la novela gráfica “No abuses de este libro” una versión ficcionada sobre el abuso que vivió cuando era niña.

“A mí me pasaba al revés un poco. Yo leía cómics de súperheroes y cuando estaban mis compañeros ñoños conversando teorías de DC o los universos de Marvel, yo me unía a la conversación y sabía de lo que estaba hablando. Me decían “¿quién te enseñó? ¿tu pololo?” No loco, leo desde que tengo memoria. Pero creo que eso está cambiando, entonces insisto en que hay que leer cómics de súper héroes, porque están cambiando.”

Natichuletas

“El cómic de súper héroes es un género que es esencialmente muy masculino. De súper héroes y de aventuras, y a nosotras, las dibujantes que estamos en la revista Brígida, que hemos publicado los últimos años, no nos gusta ese tipo de cómic. Y no nos gusta, porque la mujer que aparece ahí es una mujer objeto, no mujer persona” opinó Maliki.

Natalia insiste, “Yo creo que están haciendo algo súper bueno, enfocándonos en Marvel y DC. Están empezando a redibujar a los súper héroes un poco más realistas, con ilustradores más nuevos, así que no creo que eso esté pasando tanto en este momento. Además, hay una ola muy grande en Estados Unidos de novela gráfica femenina autobiográfica que es maravillosa (..) están pasando cosas muy buenas que seguramente van a tener repercusión aquí en Chile, porque nos encanta copiar (se ríe)”

Cada vez hay más exponentes femeninas en el mundo, y Chile no es la excepción. “Cuando uno cuenta una historia, ya sea real o ficcionada, tienes que ser honesta contigo misma, y eso a veces cuesta como mujer”, reflexiona Marcela Trujillo.

“Ayuda que otras mujeres lo hagan. Una dice “ay, yo también lo puedo hacer”, y no pasa nada, no cae un rayo y te mata. De hecho, pasa todo lo contrario, cuando uno hace algo honesto que te da vergüenza, como hizo Natichuletas con su libro, llega gente y te da las gracias “porque a mi me pasó lo mismo y me sentí identificada” (…) El mayor obstáculo que puede tener una mujer es una misma, y eso es educación y cultura. Educarse, cambiar hábitos”.

Sol Díaz agrega, “Desprenderse de las visiones de una, tan rígidas y tan externas, finalmente”.

El moderador del conversatorio, Álvaro Bisama, considera que eventos con mujeres “son relevantes, importantes, urgentes y necesarios.”

“Creo que estas discusiones y miradas amplían nuestras preguntas sobre la relación entre arte y sociedad, arte y cultura, y sobre todo la pregunta sobre el cómic de mujer, que a mi me parece absolutamente relevante. Porque en el lugar donde está cambiando, se está elaborando no solo el futuro de la historieta, sino su presente. Es súper urgente en lugares como Chile”.