Científicos descifran secreto físico de Michael Jackson para inclinarse 45°

No fueron sólo los zapatos especiales.

Michael Jackson es una de las figuras más trascendentes de la música pop. Durante su paso por este mundo logró dar vida a momentos auténticamente asombrosos en su carrera artística.

Uno de esos grandes instantes fue su mítico baile durante la filmación de Moonwalker; con el sencillo de Smooth Criminal. Ahí el cantante realiza un espectacular paso baile (en el minuto 7:03) donde desafía a la gravedad y se inclina 45 grados, con sus pies en el suelo.

Desde hace mucho se sabe que durante la filmación todo se logró gracias a una serie de efectos visuales con cables. Y en sus presentaciones en vivo se repitió la ilusión gracias a unos zapatos especiales que el cantante patentó.

Michael Jackson el atleta

Científicos descifran secreto físico de Michael Jackson para inclinarse 45°

Pero ahora, una investigación publicada en el más reciente número del Journal of Neurosurgery; bajo el título de How did Michael Jackson challenge our understanding of spine biomechanics? revela que en realidad había otro secreto que hizo posible esta acrobacia; que nadie más podría haber logrado exactamente igual: la fuerza muscular del artista.

La mayoría de los bailarines con un tronco muy fuerte alcanzan una inclinación de un máximo de 25 a 30 grados cuando realizan esta acción; pero Michael Jackson logró inclinarse a 45 grados.

Varios fans de Michael Jackson, incluidos los autores (del estudio), han tratado de copiar este movimiento y fracasaron; lastimándose en sus intentos.

Las posibilidades de lastimarte los tobillos son significativas. Necesitas un tronco con músculos fuertes y un buen apoyo alrededor del tobillo. No es un truco simple.

Científicos descifran secreto físico de Michael Jackson para inclinarse 45°

Son las declaraciones de Manjul Tripathi principal autor de la investigación, realizada en colaboración con científicos del Instituto de Posgrado de Educación e Investigación Médica en Chandigah, India.

Este paso de baile exige una considerable fuerza en el tronco y los músculos de la columna. El tendón de Aquiles y la parte posterior de cada pierna, juntos a los músculos erectores de la columna se someten a una gran presión.

Pero Michael Jackson tenía tal condición física que era capaz de lograr un ángulo perfecto de 45 grados sin lastimarse.

Otra historia más para su leyenda.