El cambio climático ataca otra vez: el arroz perderá sus nutrientes y dejará de servir como alimento

El cambio climático ataca otra vez: el arroz perderá sus nutrientes y dejará de servir como alimento

Investigadores han descubierto que gracias al cambio climático por la contaminación ambiental, el arroz dejara de servir como alimento en un futuro cercano

Desde los principios de la llamada Revolución Industrial, la quema de combustibles ha aumentado los niveles de dióxido de carbono, o CO2, en la atmósfera. Esta es la principal razón por la que el calentamiento global está sucediendo, y con eso, el cambio climático extremo que afecta a todo el planeta. Tras una serie de experimentos llevados a cabo en China y Japón, científicos ahora creen que en un futuro cercano el arroz dejará de ser lo que es ahora.

Con 2,000 millones de personas que utilizan el arroz como la base principal de sus dietas (e incluso, algunos que solo consumen arroz), esto son muy malas noticias. Los altos niveles de CO2 que se acumularan en la atmósfera afectan a los cultivos alrededor del mundo. Esto terminará en los granos de arroz perdiendo gran cantidad de proteínas, vitaminas y determinados minerales que lo hacen un alimento capaz de nutrir a una enorme cantidad de personas alrededor del mundo.

Además de esto, el cambio climático alargará periodos de sequía, y cambiará la duración e inicio de las estaciones del año, modificando los periodos de plantíos y cosechas. Tan solo esto, sin contar las posibles lluvias torrenciales y olas de calor, causarán que para el 2050 los cultivos de arroz pierdan hasta un 25% de su rendimiento actual.

Los experimentos que simulan el cambio climático

Realizando experimentos en regiones arroceras de China y Japón, un grupo de investigadores lograron comprobar que esto sucederá gracias al CO2 en la atmósfera.  Creando una estructura sobre ciertos cultivos, lograron simular la concentración del gas que se estima existirá en nuestro planeta en el año 2100.

Investigadores llevando a cabo el experimento

Realizaron la prueba con 18 de las principales variedades de arroz, y comprobaron que todas perdieron al menos el 10% de sus proteínas (por grano), llegando a un máximo de 20% de pérdida. Los minerales como el hierro y el zinc también se redujeron en las cosechas hasta en un 23%, y las vitaminas que contienen fueron las que más se perdieron en el grano. La única contraria, es que los granos se vieron enriquecidos de vitamina E.

El problema con estos experimentos es que no utilizaron las cantidades de concentración correctas. Los cultivos solamente sufrieron concentraciones de CO2 de 500 ppm(partes por millón en relación al resto de los gases en la atmósfera). Sin embargo, el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) predijo que la concentración se encontrara cerca de las 600 ppm en el caso más positivo, pero se esperan concentraciones de hasta 1000 ppm. Actualmente, esta se encuentra en 400 ppm.

Este es lamentablemente otro experimento que prueba lo terrible que será la situación para generaciones futuras. Estos grupos nos urgen a mejorar, a cuidar más del ambiente. Es por eso que es necesario hacer nuestra parte. Reducir nuestra huella de contaminación puede ser difícil, pero si queremos mantener la vida humana en el planeta Tierra, es nuestra obligación participar.