Biohacking: Miles de suecos se implantan chips en sus cuerpos para hacer tareas diarias

Biohacking: Miles de suecos se implantan chips en sus cuerpos para hacer tareas diarias

Viajan en tren, van a sus trabajos e incluso entran a los gimnasios con chips.

En Suecia el movimiento biohacking está agarrando fuerza. Más de tres mil personas ya se han implantado chips dentro de sus cuerpos para realizar labores cotidianas. Dicen que es más cómodo y no temen a las consecuencias.

Cuando toman el tren, sencillamente pasan su mano para ingresar. Al llegar al trabajo, hacen lo mismo. En casi todas las instancias de identificación, utilizan la información alojada en su microchip para autenticarse. Y no son pocos: unas 3.000 personas ya se implantaron el chip del tamaño de un grano de arroz, en los últimos tres años, tal como menciona Business Insider:

La tendencia comenzó hace tiempo. De hecho, hace aproximadamente cuatro años, el grupo sueco de biohacking Bionyfiken empezó a organizar las denominadas "fiestas de implantes". Ahora, los ocupan incluso para ir al gimnasio. Así lo comentó el vocero de la organización, Hannes Sjöblad, hace algún tiempo:

El cuerpo humano es la próxima gran plataforma. El cuerpo conectado ya es un fenómeno, y este implante es solo una parte de él (…) Ya estamos actualizando nuestros cuerpos con la tecnología de los wearables. Pero todos los wearables que usamos hoy serán implantables en cinco a 10 años.

El proceso de implante es relativamente simple. El chip de introduce mediante una jeringa, usualmente en la mano de la persona. No obstante, como se trata de un procedimiento parecido al de un piercing, también pueden haber infecciones o reacciones del sistema inmune.

Hace algunas semanas, también hizo noticia la misteriosa muerte de un biohacker en Estados Unidos. Se trata de Aaron Traywick, quien dijo incluso haber tenido la cura para el sida antes de morir.

¿Te implantarías un chip como forma de identificación?