La Gran Barrera de Coral es más resistente de lo que se pensaba

La Gran Barrera de Coral es más resistente de lo que se pensaba

Aumentos y descensos del nivel del mar en el pasado habrían puesto en serios aprietos a los arrecifes de coral, los cuales hoy vuelven a estar amenazados.

La Gran Barrera de Coral australiana es el arrecife de coral más extenso del mundo. Con sus 348.000 kilómetros cuadrados de área, logra ser visible desde el espacio. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.  Allí habitan más de 1.500 especies de peces, 400 especies de coral, 4.000 de moluscos y 240 de aves.

Siendo un ecosistema muy importante para el mundo entero, estos arrecifes son fuente de atención. Hace poco, un estudio publicado en Nature Geoscience, analizó la existencia de la Gran Barrera en los últimos 30.000 años. La investigación señala que los arrecifes de coral son más resistentes de lo que se creían. La razón de esto es la notoria supervivencia que han tenido aún después de varios eventos mortíferos que sucedieron en la Tierra.

La Gran Barrera de Coral es más resistente de lo que se pensaba

Los episodios mortales

Cinco fueron los eventos de gran mortalidad para los arrecifes. Los primeros dos ocurrieron hace 30.000 y 22.000 años. En ambos la situación fue igual: el nivel del mar bajó tanto que los arrecifes quedaron expuestos al aire. En ese entonces la barrera de coral se desplazó lentamente hacia el océano para evitar su desaparición. (Sí, los arrecifes se pueden desplazar lateralmente entre 0,2 y 1,5 metros al año).

El caso contrario sucedió hace 17.000 y 13.000 años tras el deshielo posterior al "Último Máximo Glacial". El nivel del agua subió tanto que generó una gran mortalidad entre los arrecifes.

El último de estos cinco casos fue hace 10.000 años. Este no fue por cambios en el nivel del mar sino por el incremento crítico de sedimentos y una reducción en la calidad del agua.

A pesar de lo ocurrido en repetidas ocasiones en el pasado, los arrecifes de coral han logrado perdurar. Teniendo estos precedentes, cualquiera afirmaría que estos ecosistemas son los suficientemente resistentes para sobrevivir incluso en las condiciones climáticas actuales y del futuro.

No obstante, los expertos no saben si los arrecifes vayan a soportar las condiciones actuales. Según como dijo Jody Webster, profesor asociado de la Universidad de Sídney y director de este estudio. a EFE:

Nuestro estudio demuestra que el arrecife de coral ha podido recuperarse de eventos letales pasados durante la última glaciación y deglaciación. Sin embargo, también se constata que es altamente sensible al aumento de sedimentos".

Hoy los arrecifes no se estarían enfrentando a un solo problema por separado como en el pasado. Entre algunos de los problemas actuales se encuentra: el aumento de la temperatura de la superficie del mar, la decoloración anual de corales, la disminución de la calidad del agua y el incremento del flujo de sedimentos.

La Gran Barrera de Coral es más resistente de lo que se pensaba