Trabajando y jugando con el Asus VivoBook Pro [FW Labs]

Trabajando y jugando con el Asus VivoBook Pro [FW Labs]

El VivoBook Pro es una potente respuesta dirigida a quienes buscan un equipo con el que se pueda trabajar y a la vez jugar sin muchos compromisos.

Hace más de una década que mi trabajo lo realizo en una máquina de Apple. En Asus se enteraron y me pusieron el desafío de usar -para todo- su VivoBook Pro.

Como fanático de la manzanita, comprenderán que las especificaciones en un computador no es lo que más me interese, pero este es un equipo potente, con 16 GB de RAM, un Intel Core i7 de séptima generación y una tarjeta gráfica NVIDIA GeForce GTX 1050.

¿SSD en vez de HDD? Por supuesto, de 512 GB. Si quieren más especificaciones, diríjase a la página oficial.

En lo que respecta a diseño el equipo es súper parecido a un MacBook Pro, y eso no me genera ningún problema. Además conveniencias como un lector de huellas, teclado retroiluminado (Y QUE NO SEA DE COLORES, MUCHAS GRACIAS) y un panel de 15 pulgadas lo hacen ideal para trabajar.

Asus VivoBook Pro

Lo que sí, siento que tiene marcos muy gruesos y que es algo pesado el equipo (2.30 kg), pero hey, al menos es touch, eso no es muy común en mi mundo. Además que para como rinde, está bien.

Por afuera el equipo es bastante elegante y sobrio, con un acabado muy bonito y si pudieras alegar algo es que el brick de carga es súper grande y la duración de la batería del equipo nunca fue estelar (4:30 5 horas aproximadamente, corriendo siempre a full). Aunque eso siempre dependerá del uso que le des tú.

asus vivobook pro

El sonido es particularmente bueno. Tiene branding de Harman/Kardon, pero por culpa de algunos equipos en el pasado eso hoy, a mí al menos, no me significa mucho, pero en este caso de verdad suena muy bien, con suficiente potencia y nunca destiñendo incluso al máximo. Lo malo es que los parlantes están ubicados abajo del equipo. Definitivamente sería mejor aún si estuvieran arriba, pero bueno, así es la vida.

Ahí mismo están los ventiladores del equipo, que si bien son discretos el 90% de las veces, si lo fuerzas mucho sí los notarás, pero nunca es escandaloso.

Igual se agradece que esté bien diseñado en ese aspecto, porque ni editando video ni jugando un juego pesado se calentó lo suficiente como para hacer decaer el rendimiento.

Asus vivobook

En este terminal en particular, por un tema de porte no hay excusas para no tener todo el I/O que necesites y sí, jamás eché de menos algo. Lo que sí, siento que hay una oportunidad perdida en usar un adaptador de corriente común en vez de cargar por USB-C, podríamos haber tenido dos de esos. Échale un vistazo a la distribución:

¿El rendimiento? Convengamos que para mi uso es perfecto: escribir muchísimo, editar de vez en cuando y tener 500 millones de cosas abiertas. Todo sin que se caliente el computador o sufrir algún cuelgue. Jamás me abandonó y era algo que si me pasaba en mis tiempos con máquinas corriendo Windows.

A pesar de que no está pensado para esto, sí se puede jugar muy dignamente en este PC. En mi caso corrí el Forza Horizon 3 en gráficas medias a estables 60 cuadros. Mismo caso con el Gears Of War 4, donde eliminando una que otra textura todo anda bien. Cuphead lo corre perfecto, Fortnite también anda de locura y bueno ¿Hearthstone? Una brisa. También me aventuré en los aburridos mares de Sea Of Thieves y anda perfecto, nada que alegar.

No será el equipo donde jugarás PUBG competitivo mientras lo tiras por Twitch, pero sí es el PC donde puedes hacer todo el trabajo del mundo de día, para de noche correr dignamente cualquier juego actual. Su precio sugerido en Chile es de CLP $749.990, aunque hay una versión un poco más barata con HDD en vez de SSD y con menos RAM. Prefiero pagar más, si me preguntan.

El Asus VivoBook Pro es una opción súper válida para quienes quieran un equipo sobrio que se la pueda con todo y que no tenga muchos compromisos. No es el más portátil ni ligero, pero es una garantía de seguridad en rendimiento.

Asus VivoBook Pro