En Suecia estrenaron la primera carretera capaz de recargar vehículos eléctricos

En Suecia estrenaron la primera carretera capaz de recargar vehículos eléctricos

El sistema requiere que el vehículo cuente con un brazo retráctil en la parte inferior.

Al más puro estilo de los coches de juguete Scalextric, en Suecia se ha inaugurado una carretera que es capaz de recargar los vehículos eléctricos que circulan sobre ella (vía The Guardian).

Con la idea de evaluar un sistema que permita eliminar la dependencia de combustibles fósiles al darle una mayor autonomía a los vehículos eléctricos, el consorcio eRoadArlanda desarrolló una carretera de 2 kilómetros en las afueras de Estocolmo que cuenta con un sistema de rieles electrificados.

Eso si, un auto eléctrico no se recargará con simplemente circular sobre la carretera, ya que es necesario que cuente con una especie de brazo retráctil que al contacto con el riel permitirá la carga de energía. Se menciona que el sistema es "inteligente" ya que el brazo se desconecta automáticamente cuando el vehículo abandona el riel, solo genera electricidad cuando el vehículo está en movimiento, e incluso puede calcular la energía que se consume y hacer la carga en la medida adecuada.

La carretera eléctrica tiene años en desarrollo y la idea del gobierno no es instalarla en todos los caminos del país, sino en alrededor de 20.000 kilómetros de las carreteras principales.

Hans Säll, Director Ejecutivo de eRoadArlanda, comentó, "Si electrificamos 20.000 kilómetros de carreteras definitivamente sería suficiente. La distancia entre dos carreteras nunca es de más de 45 kilómetros y los autos eléctricos ya pueden viajar esa distancia sin necesidad de una recarga. Algunos creen que es suficiente con electrificar 5.000 kilómetros."

Se estima que el sistema tenga un costo de 1 millón de Euros por kilómetro, aunque señalan que sería 50 veces más económico que construir una línea de tranvía, además de que podría hacer que los fabricantes no tengan que preocuparse tanto por la capacidad de las baterías en sus coches.

Otro detalle que vale la pena mencionar es que se menciona que el riel no representa un peligro para las personas que crucen la carretera ni para animales, ya que no hay electricidad en la superficie y funciona similar a un enchufe de pared.