En busca de nuevos mundos: Así es TESS, la nueva sonda de la NASA que ya está en órbita

En busca de nuevos mundos: Así es TESS, la nueva sonda de la NASA que ya está en órbita

La nueva sonda espacial de la NASA lanzada a órbita buscará planetas que puedan ser viables para habitarse y mantener vida en ellos.

El dia 18 de Abril por la tarde, NASA (en colaboración con docenas de agencias aeroespaciales y de investigación) lanzó sobre un cohete Falcon de SpaceX su nuevo telescopio con el objetivo de alcanzar una órbita casi lunar.

TESS (Satélite de estudio transitorio de exoplanetas, o Transiting Exoplanet Survey Satelite en inglés) es un telescopio espacial diseñado para buscar exoplanetas en un área 400 veces más amplia que lo cubierto por la misión Kepler. Se espera que pueda detectar aproximadamente 200,000 estrellas durante los dos años que durará su misión alrededor del planeta.

En busca de nuevos mundos: La nueva sonda de la NASA ya está en órbita.

¿Como puede NASA detectar planetas en otros sistemas solares?

Este nuevo satélite utilizará un sistema de cámaras especiales capaces de identificar planetas por medio del método transitorio (o Fotometría de tránsito): identificando las siluetas de los cuerpos celestes cuando cruzan entre la estrella observada y las cámaras de TESS, pudiendo así calcular su tamaño y distancia a la estrella que esta orbitando.

Una vez identificados, los planetas más prometedores que se encuentren dentro de la zona “ricitos de Oro” (la región alrededor de una estrella donde no es ni muy caliente ni muy frío, sino perfecto para albergar vida) serán catalogados para ser estudiados más a profundidad. De esta manera espera la NASA poder encontrar un aproximado de 20,000 exoplanetas en los cuales pueda existir vida en cualquiera de sus formas como la conocemos.

exoplanetas

Pero TESS no trabajará solo. La información que envíe de regreso al centro de control, sera investigada y estudiada con ayuda de otros observatorios alrededor del planeta, como el Telescopio Espacial James Webb; capaz de observar y analizar las atmósferas de estos nuevos exoplanetas para detectar elementos clave para la existencia de vida, como oxígeno, metano, agua en cualquiera de sus formas o dióxido de carbono.

Siendo un telescopio completamente orbital, TESS tiene la habilidad de observar mas allá que cualquier otro telescopio establecido en tierra firme. Es por esto que la agencia espacial se encuentra emocionada y positiva en los resultados que esta nueva misión pueda traer de regreso a nuestro pequeño planeta azul.