Un panadero mexicano patenta una máquina capaz de limpiar 60 bandejas por minuto

Un panadero mexicano patenta una máquina capaz de limpiar 60 bandejas por minuto

Un panadero mexicano ha inventado una máquina capaz de limpiar una charola o bandeja de horno cada segundo, tras años de trabajo se le ha otorgado una patente.

José Luis Alconte es un panadero en Michoacán. Trabajando para abastecer locales de abarrotes y restaurantes, ha estado acostumbrado a días largos de trabajo pesado. Despertarse temprano para elaborar los panes del día, pasar horas mezclando y amasando. La entrega diaria y las preparaciones para el día siguiente. Y al final de todo, lo más temible. La limpieza.

Un panadero mexicano patenta una máquina capaz de limpiar 60 charolas por minuto

Por más que uno pueda agilizar su trabajo, la tarea de limpiar todos los utensilios utilizados en la preparación de panadería es algo sumamente tedioso. Hay que cepillar residuos y limpiar una y otra vez si realmente se quiere eliminar contaminantes y restos que pueden comprometer la calidad de sus productos.

Por esta razón, Alconte decidió crear algo para facilitar un poco esa parte del trabajo. Durante tres años desarrolló la idea de una máquina que automáticamente hiciera todo el proceso del lavado de una charola o bandeja para horno. El resultado de su trabajo es una máquina capaz de limpiar completamente una bandeja cada segundo.

Una ayuda para todo panadero

La maquina raspa la "charola" por ambos lados para retirar cualquier residuo de comida adherido. Después, pasa por un grupo de rodillos equipados de cerdas sintéticas que cepillan y limpian la superficie de estas charolas. El utensilio limpio sale de la máquina y se deposita en un receptor que puede contener hasta 40 bandejas a la vez, completamente limpias y listas para usarse nuevamente.

Alconte ha trabajado arduamente para poder patentar esta máquina. Comenzando en el 2011, ha intercambiado documentos con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial 21 veces, todo con la esperanza de poder completar los trámites necesarios  para poder patentar su invención.

En el 2017, por fin, se le otorgó la patente al panadero, que no vence sino hasta el 2031. Pero su certificado no le fue entregado hasta el 17 de febrero de 2018. Ahora solo resta el poder comercializar su máquina por medio de algún fabricante, y miles de panaderos alrededor del mundo podrán despreocuparse de uno de los peores aspectos de su trabajo.