El nuevo administrador de la NASA de Trump no tiene antecedentes científicos

El nuevo administrador de la NASA de Trump no tiene antecedentes científicos

La decisión de Trump de colocar a alguien sin conocimiento científicos a cargo de la NASA ha sido confirmada, se esperan retos en la agencia en adelante.

El pasado martes, el senado de los Estados Unidos confirmó que Jim Bridenstine será el próximo administrador de la NASA. Este puesto ha estado vacante desde Enero de 2017, cuando Charles Bolden, el líder de la agencia en tiempos de Obama, renunció al puesto tras la victoria de Trump.

Generalmente este puesto debe ser ocupado por alguien interno a la agencia espacial, ya sea que se se haya unido a través de rangos militares, o con un amplio antecedente en investigaciones y estudios científicos.

Jim Bridenstine no es ninguno de los dos

Jim Bridenstein

¿Porque Trump eligió a Bridenstine?

Jim Bridenstine es un ex-piloto de la Marina, alguna vez en el puesto de administrador del museo Aeroespacial en Tulsa, Oklahoma. Es miembro del comité en la casa blanca a cargo de supervisar la NASA.

Niega que los humanos sean culpables del cambio climático, evitando una respuesta clara cuando es confrontado acerca del tema. Es un enemigo altisonante de la comunidad LGBTQ, condenando decisiones de la Suprema Corte de los EE. UU. tras la decisión de legalizar el matrimonio igualitario.

Miembros de su propio partido han dudado de su capacidad para administrar la agencia espacial.

Cuando Trump nominó a Bridenstine para el puesto en Septiembre, la totalidad del partido democrático se opuso a la decisión. Y dentro del partido republicano algunos como Marco Rubio, el senador del estado de Florida, y Jeff Flake, senador del estado de Arizona comunicaron su oposición a que un político tomara el control de la NASA.

Aun así, los votos fueron suficientes para ignorar las oposiciones, y la decisión fue aceptada.

 

El futuro de la NASA bajo Bridenstine

Aunque el nuevo administrador no ha compartido ningún plan para la agencia, se espera que haya muchos retos. La NASA se está preparando para lanzar misiones muy importante durante los siguientes años, tales como el telescopio espacial James Webb, la sonda Parker Plus con la que planean estudiar el Sol, y la decisión de extender o terminar la misión de la Estación Espacial Internacional.

En el 2016, Bridenstine presentó el Acto de Renacimiento Espacial Americano, el cual servía como una guía hacia un futuro más enfocado en la exploración espacial y menos en el estudio del planeta tierra y los fenómenos que le rodean. Sin embargo, esta propuesta no fue aceptada por el gobierno.

Lo cierto, es que no se sabe que pueda suceder bajo esta nueva administración. Solo sabemos que Trump ha decidido ser un enemigo hacia la agencia espacial, negligiendo sus necesidades e incluso acortando sus presupuestos y recursos.