No todo lo que hizo Greenpeace fue malo: al menos provocaron el descubrimiento de nuevas Lineas de Nazca

No todo lo que hizo Greenpeace fue malo: al menos provocaron el descubrimiento de nuevas Lineas de Nazca

Más de 50 nuevos geoglifos fueron encontrados en el desierto de la provincia peruana de Palpa. Algunas fueron obra de la cultura Nazca, Paracas o Topará.

Sí, todos lo sabemos: que Greenpeace haya dañado permanentemente una de las figuras más icónicas de las Líneas de Nazca, y por lo tanto haya atentado contra un patrimonio de la humanidad, fue una necedad sin precedentes. No obstante, una vez hecho el daño, lo ideal es tomar acciones para que esto no se repita.

Después del incidente, el gobierno de los Estados Unidos ofreció ayuda al de Perú para preservar los geoglifos. Contrataron un grupo de arqueólogos que tendrían asignado estudiar y proteger el patrimonio. Pero para hacer esto, tendrían que documentar de forma extensa la cantidad de líneas que se encuentran en el desierto.

Además, lograron contar con la ayuda de National Geographic y la Universidad Católica de Perú.

De esta forma hallaron más de 50 nuevos monumentos que no habían sido observados antes. La razón de esto es que para las imágenes satelitales las lineas descubiertas son muy delgadas para su percepción. Por lo tanto, estuvieron ocultas por mucho tiempo hasta que fueron captadas por drones a vuelo bajo.

 

¿Más indicadores de la cultura Nazca?

Como ya se conoce, la cultura Nazca vivió en esa zona aproximadamente hace 1500 años. Desconocían completamente cómo lucían sus creaciones porque solo son visibles desde el cielo. A pesar de eso, lograron hacer unos cálculos muy precisos sobre cómo sería el resultado de esas figuras. Según los arqueólogos, las lineas podrían relacionarse un ritual para pedirle lluvia a los dioses.

Si bien se confirmó que algunos de los nuevos hallazgos hicieron parte de la cultura Nazca, no todos lo son. Concretamente son de unos pueblos que vivieron en el área entre el 500 A.C y el 200 D.C. Se les conoce como los Paracas y los Topará. Por otro lado, los Nazca poblaron la zona entre el 200 y el 700 D.C.

Según explican en National Geographic, fue fácil reconocer la diferencia. Esto debido a que los geoglifos Nazca normalmente están ubicados sobre el suelo plano. Por el contrario, algunos de los dibujos recién encontrados se ubican en la ladera de una colina. Inclusive se podían ver desde algún pueblo en la parte de abajo de la colina, mientras que con un dibujo Nazca hubiera sido imposible.

Otras de las observaciones de los arqueólogos es que los Nazca normalmente dibujaban líneas y polígonos, mientras que las otras culturas pudieron dibujar seres humanos. "Casi todas estas figuras son guerreros", menciona el arqueólogo peruano Luis Jaime Castillo.

Si tienes curiosidad por ver los descubrimientos de National Geographic, mira su video al respecto.