México tendrá alta tecnología para medir el daño de los terremotos gracias a Japón

México tendrá alta tecnología para medir el daño de los terremotos gracias a Japón

La tecnología facilitada por Japón no sólo medirá el riesgo de los terremotos, sino también de los maremotos. México será el tercer país en usarla.

Esta herramienta se llama Geoslicer y actualmente sólo se usa en Japón y Estados Unidos. El gobierno nipón la ha donado a México a través de la UNAM. Ayudará a estudiar y avaluar los terremotos y maremotos acontecidos en el país.

Específicamente, Geoslicer estudiará los fenómenos que suceden en la brecha de Guerrero; donde suelen ser la mayoría de los epicentros de sismos en el país del norte. Esto se debe, principalmente, a que es justo aquí donde se tocan dos placas tectónicas: la de Cocos y Norteamérica.

¿Para qué se quiere estudiar los terremotos?

La respuesta es obvia: se estudiarán terremotos del pasado para diseñar las ciudades a prueba de estos. También se planea ajustar el plan de contingencias; para que la gente sepa a la perfección qué hacer, cómo reaccionar y hacia dónde ir en estos casos.

Esta herramienta podrá ayudarle a los científicos a evaluar y estudiar paleosismos y paleotsumanis que ocurrieron hasta 3 mil años atrás.

Exactamente; los investigadoras ahora podrán no solamente conocer la ocurrencia de terremotos mayores a 7 grados Richter; sino además información bastante detallada sobre inundaciones provocadas por maremotos como su distancia y altura.

El pasado 19 de septiembre del 2017 México; en la parte centro y sur, sufrió uno de sus terremotos más devastadores, por lo que el Geoslicer podrá ser de mucha ayuda para evitar que una desgracia similar vuelva a ocurrir en el futuro.