Ten cuidado con el medicamento Ketorolaco: de usarse mal podría generar daños en tu organismo

Ten cuidado con el medicamento Ketorolaco: de usarse mal podría generar daños en tu organismo

La gente suele autoprescribirse el Ketorolaco y acude a él ante cualquier dolor recurrente, lo que puede generar consecuencias para la salud.

El Ketorolaco es un medicamento que está ganando cierta popularidad últimamente. Hace parte de los Antinflamatorios No Esteroideos (AINE), entre los que se conocen la aspirina y el ibuprofeno. Como es de esperarse, se usa para aliviar el dolor, bajar la inflamación y para disminuir la fiebre.

Resulta ser muy útil para muchos casos en los que hay acompañamiento médico. Sin embargo, el problema surge cuando la gente empieza a autoprescribirse el fármaco. No solo lo compran sin prescripción en una farmacia, sino que lo consumen de forma abusiva para cualquier dolor que se experimente.

Ketorolaco

Precauciones

Los médicos advierten lo peligroso que puede llegar a ser el Ketorolaco. Puede causar graves problemas de salud en ciertos casos, e inclusive se han reportado muertes debido a su uso.

El principal problema de su consumo se centra en su labor por inhibir la síntesis de prostaglandinas en la sangre. Estas son sustancias cuyas funciones son similares a las de las hormonas. Entre sus utilidades está la de generar una respuesta inflamatoria que incluye vasodilatación y activación de la señal de dolor.

Según la base de datos médica Medline, de usarse a menudo tiene grandes probabilidades de causar hemorragias, úlceras y perforaciones en estómago e intestinos. Del mismo modo, puede causar insuficiencia renal. Inclusive aumenta las probabilidades de sufrir de un accidente cerebrovascular.

Para quien sea alérgico al medicamento estos son algunos de los efectos causados: sarpullido (erupciones en la piel), urticarias, picazón, hinchazón de los ojos, cara, garganta, lengua, brazos, manos, tobillos, o las pantorrillas; dificultad para respirar o tragar; o ronquera.

El Ketorolaco no se debe tomar en caso de embarazo o al estar a punto de someterse a una intervención quirúrgica. Tampoco en caso de haber tenido un ataque cardíaco recientemente, si fuma, si tiene colesterol alto, hipertensión, problemas de coagulación o diabetes.

Estos son algunos de los efectos secundarios graves que genera el Ketorolaco:

  • Ampollas
  • Fiebre
  • Aumento de peso inexplicable
  • Respiración entrecortada o dificultad para respirar
  • Hinchazón del abdomen, los pies, los tobillos, o las piernas
  • Coloración amarillenta de la piel o los ojos
  • Cansancio excesivo
  • Sangrado o moretones inusuales
  • Falta de energía
  • Malestar estomacal
  • Pérdida del apetito
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Síntomas similares a los de la gripe
  • Palidez
  • Ritmo cardíaco más rápido que lo normal
  • Orina oscura, descolorida o con sangre
  • Dolor de espalda
  • Dificultad o dolor al orinar

¿Cómo debería de usarse?

Por lo general el uso el Ketorolaco es posterior a una operación quirúrgica. Se utiliza para aliviar el dolor, la fiebre y la inflamación. Lo correcto sería tomarlo cada 4-6 horas pero siempre bajo vigilancia médica. Se puede suministrar por vía intravenosa o inyección intramuscular, para posteriormente ser consumido por vía oral en tabletas.

La recomendación de los médicos es de acudir a ellos antes de consumir cualquier medicamento. Y si se empieza con su suministro, se debería de consumir con moderación y en las cantidades recomendadas por el profesional de la salud.